Miércoles, 21 de Abril de 2021

Otras localidades

Opinión

El reto esencial aún pendiente

La Firma de Doroteo González

Hoy es el Día Mundial del Medio Ambiente y, como supongo que todos tenemos hueco para algunos sentimientos políticamente correctos, esta jornada pensaremos en positivo y seremos capaces de tomar conciencia, por mínima que sea, ante el negro panorama ambiental al que, más pronto que tarde, vamos a enfrentarnos. Aun así, si las personas somos responsables y causantes de la degradación medioambiental en la que estamos inmersos, habrá que convenir que también las personas tenemos capacidad de mejorar esta situación aportando la inteligencia y sensibilidad necesarias en la gestión de los recursos naturales y en cómo evitar desastres mayores, si todavía es posible.

En el inicio de esta catastrófica situación medioambiental no encontramos más que codicia, egoísmo y falta de respeto por la naturaleza. Nos inculcaron que el progreso estaba asociado a un disparatado dominio de la naturaleza, creímos que hacer civilización suponía explotar a nuestro antojo todos esos valiosos recursos y, de esa forma, progresaríamos hacia el bien común. Nada más lejos de ser cierto. Porque, precisamente, tanto los países más industrializados del planeta como ciertas grandes corporaciones sin escrúpulos, afanados en una concepción maldita de la riqueza han despreciado el respeto hacia la conservación de la naturaleza ignorando el impacto que tiene en la calidad de vida de los seres humanos.

Obviamente nos gustaría un mayor desarrollo industrial para evitar efectos como la despoblación o los bajos índices de actividad económica, pero eso no significa que tal aspiración deba ser a cualquier precio. Cabe recordar aquella infeliz idea que hace unos años tuvo un alcalde en esta provincia presentando la candidatura de su municipio para albergar un almacén subterráneo donde se depositarían temporalmente los residuos de alta actividad procedentes de todas las centrales nucleares españolas. Su argumento residía en la creencia de que aquello conllevaría abrir hoteles y restaurantes en su pueblo. Qué pena que nadie le explicase antes la diferencia que existe entre un parque temático y un cementerio nuclear.

Así que habrá que ser más que cautos a la hora de entender lo que es “crecimiento” si se equipara con un desarrollo urbano o territorial que ignore las necesidades sociales prioritarias y tan sólo se base en la práctica de aumentar, usar y tirar, en vez de otra forma que empiece en “repensar” y termine por “reciclar”.

Hoy es un buen día para que todos tomemos partido por un objetivo trascendental para nuestro presente y nuestro futuro: el de proteger y conservar el medio ambiente. Defender la vida en la tierra debe ser un compromiso de todos desde este mismo momento.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?