Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 23 de Enero de 2020

Otras localidades

Realidad virtual y realidad aumentada

Al igual que le ocurría a Hamlet, nos debatimos sobre si mantener nuestras esperanzas puestas en que en algún momento la realidad virtual llegue a ser una realidad -qué ironía de la semántica-, o desistir finalmente de ello

Realidad virtual o no realidad virtual, esa es la cuestión.

La realidad virtual (RV) tiene como objetivo generar un entorno artificial que pueda hacernos sentir que nos encontramos realmente en él, permitiéndonos interactuar con sus elementos y sintiendo las mismas sensaciones que si de un entorno real se tratase.

Pero, al igual que le ocurría a Hamlet, nos debatimos sobre si mantener nuestras esperanzas puestas en que en algún momento la realidad virtual llegue a ser una realidad -qué ironía de la semántica-, o desistir finalmente de ello y asumir que todavía queda un largo trecho para que esto pueda ocurrir.

Cuando no es la resolución de las pantallas, son los cables; cuando no son los cables, es el peso de los cascos, o lo incómodo de los dispositivos de control, o los guantes sensitivos, o lo limitado de los movimientos que pueden realizarse con estos entornos, o las náuseas provocadas por las latencias, o los cientos de sensores y cámaras que precisamos.

En fin, que mucha gente espera la RV, pero parece que las tecnologías que precisa todavía no están maduras del todo. Así que tendremos que seguir conformándonos con aquello de “pulpo como animal de compañía”, que es lo que realmente tenemos en la actualidad.

Es una pena, porque los campos de aplicación, aunque más limitados de lo que se piensa, no dejan de ser muy interesantes. Tanto en los juegos y el entretenimiento como en la educación y entrenamiento en cualquier campo del saber, la RV es y, cada vez lo será más, una gran aliada.

Quizá sea más realista su tecnología hermana: la realidad aumentada (RA). O quizá solo sea que todavía esperamos menos de ella. A diferencia de la realidad virtual, la realidad aumentada busca añadir información artificialmente generada a un entorno real. Aunque en algunos aspectos puede existir una intersección con la realidad virtual, en general sus aplicaciones son diferentes o aportan un punto de vista diferente. Lo mejor de la realidad aumentada es que tiene mucha menos dependencia de tecnologías que todavía no están maduras y, sin embargo, tiene multitud de aplicaciones igualmente interesantes en el mundo real y en casi todas las facetas de nuestra vida cotidiana.

SER 3.0 #26

Esta semana nos sumergiremos en estos apasionantes nuevos mundos que buscan su lugar en el nuestro propio. No os perdáis para qué pueden servirnos y hacia dónde nos dirigimos.

Francisco Maciá es doctor Ingeniero en Informática y profesor titular en el Departamento de Tecnología Informática y Computación de la Universidad de Alicante. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?