Últimas noticias Hemeroteca

La Comunitat Valenciana, a la cabeza en violencia de hijos a padres

El 21 % de los casos de violencia filioparantal se registra en la Comunitat. Fundación Amigó ha abierto en Alicante un centro para abordar el problema

La Fundación acaba de abrir en Alicante, el primer centro de la Comunitat Valenciana, para prevenir y tratar la violencia filio-parental. /

La Comunitat Valenciana es la primera de España con más casos de violencia filio-parental anuales. La memoria de la Fiscalía del Menor recoge que cada año se dan más de 4.000 denuncias de padres y madres a sus hijos por delitos de violencia filio-parental en España. De ellos, el 21,5%, esto es, 1.056 expedientes, se registraron en el año 2015 en nuestra autonomía.

Para prevenir esta situación y aportar a las familias un lugar de referencia para solucionarlo, Fundación Amigó inaugura ahora un servicio gratuito en Alicante, el primero en la Comunitat Valenciana, dentro de un proyecto que se fraguó hace dos años en otras 5 ciudades españolas.

En la provincia son 311 los expedientes que en 2015 se registraron sobre esta cuestión (708 en Valencia y 37 en Castellón).

Desde 2013 hasta 2015, los abiertos a jóvenes por cualquier tipo de delito han disminuido un 10%, mientras que los casos de violencia filio-parental han aumentado un 5,13% en el mismo periodo y son ya el 18,5% de todos los delitos cometidos por los jóvenes. A estos casos se suma una lista negra de casos no denunciados o donde los agresores son menores de 14 años y, por tanto, no imputables.

"No existe un perfil concreto". Los casos de este tipo de violencia abarcan tanto a familias de nivel económico medio-alto como en exclusión social. Los síntomas pueden ser una reiteración de insultos, frases amenazadoras, violencia contra objetos o portazos por parte del menor. Lo explica Paula Rocamora, psicóloga y responsable del Proyecto Conviviendo Alicante, que apunta que los motivos de estas conductas van desde "unas pautas educativas no coherentes" hasta la violencia aprendida.

La clave, apunta, es llegar a un acuerdo en el estilo educativo y buscar el equilibro entre firmeza y afecto. Es lo que aprenden estas familias en los programas de intervención que ofrecen en centros como éste de la calle Jardiel Poncela, en Vistahermosa, que acaba de abrir sus puertas en Alicante.

El tratamiento, recuerdan, es gratuito y puede durar en torno a un año, según el alcance del problema.

La fundación trabaja con otros cinco proyectos en Galicia, Madrid, País Vasco y Cantabria.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?