Domingo, 19 de Enero de 2020

Otras localidades

San Sebastián recuperará 21.000 metros cuadrados con el soterramiento del topo

El área podrá destinarse a espacios verdes y peatonales, a viviendas y a usos comerciales y de aparcamiento

Proyecto con el que Donostia recuperará 21.000 metros cuadrados tras el soterramiento del ferrocarril. /

San Sebastián dispondrá dentro de cuatro años, cuando concluya el soterramiento de las vías del topo en Amara-Easo, de un espacio de 21.000 cuadrados que podrá destinarse a espacios verdes y peatonales, a viviendas y a usos comerciales y de aparcamiento.

Una comisión de seguimiento integrada por representantes del Ayuntamiento, de Eusko Trenbide Sarea y del Gobierno Vasco se encargará de definir a partir de ahora el empleo futuro de lo que actualmente es la playa de vías en esa zona del centro de la ciudad, según el convenio suscrito esta tarde por las tres partes implicadas y que ha sido presentado en rueda de prensa en San Sebastián.

Que se le den o no todos esos usos dependerá de lo que acuerde esta comisión, aunque el alcalde donostiarra, Eneko Goia, ha dicho que el espacio es "muy grande" como para que sea posible que tenga cabida ese planteamiento urbanístico en gran parte o al completo.

Goia ha comparecido junto a la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, quien ha dicho que la liberación de esos terrenos, que se extienden hasta la zona de Morlans, ofrece "oportunidades" que desean "aprovechar".

Ha destacado además que cuentan con experiencia para acometer un proyecto de este tipo, ya que han llevado actuaciones similares en el barrio donostiarra de Loiola y en distintos puntos de la línea 3 del metro de Bilbao.

En este caso, los suelos ahora calificados como sistema general ferroviario, dejarán de serlo cuando finalicen en cuatro años las obras de la pasante del "topo", con las que se eliminará "el fondo de saco" de la estación de Amara que obliga al viajero a hacer transbordo y se construirán las nuevas estaciones de Benta Berri, La Concha y Easo.

Será entonces cuando el Ayuntamiento aborde una nueva calificación, para lo que tendrá que modificar el Plan General de Ordenación Urbana, que exigirá una tramitación aproximada de un año, según ha dicho Goia.

El alcalde ha asegurado que hay tiempo "más que se sobra" para que la comisión defina la actuación más adecuada en ese entorno y para abordar posteriormente los cambios en el PGOU, de modo que la transformación urbana en ese área se pueda llevar a cabo cuando el espacio quede liberado.

En el momento en que la infraestructura de la variante del "topo" esté concluida, ha abundado la consejera, "ya sabremos lo que queremos hacer".

Ambos han destacado "el valor de la colaboración" entre ETS, el consistorio donostiarra y el Gobierno vasco.

"Nos vamos a poner de acuerdo sí o sí porque nos interesa a todos", ha enfatizado Goia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?