Viernes, 24 de Enero de 2020

Otras localidades

"Llevo aquí 23 años y me siento un asturiano más"

Salvador Ondó llegó a Asturias con trece años y enseguida sintió curiosidad por el mundo de la Sidra. Hoy lucha por conseguir el que sería su cuarto Campeonato de Escanciadores de Asturias

De momento ya han realizado cinco de las catorce pruebas que deben superar antes de la final y se ha alzado con la victoria en el Festival de la Sidra de Nava, una de las más difíciles y relevantes junto a la de Villaviciosa y la de Gijón.

"El primer año quedé décimo", nos dice para añadir que "allí había competidores con más conocimiento del reglamento y más experiencia"

Salvador decidió tomárselo muy en serio y formarse mientras continuaba con su labor tras la barra y ante la tina escanciando innumerables botellas al día.

"Voy a dar todo lo que pueda y sin viene alguien a lo largo y ancho de Asturias le aplaudiré", así afronta la llegada del resto de pruebas de la presente edición

Sobre su llegada al Principado y a la relación con la sidra reflexiona apuntando que "el que viene de fuera y tiene que buscarse la vida aquí le da más importancia a lo que te da de comer y eso influye a la hora de querer abrirte puertas. Yo no soy de aquí no me apellido Trabanco ni Menendez y hay que trabajar para que te acepten" Comprobamos in situ cómo los clientes demandan sus escanciado llamándole por el nombre a lo que acude de buena gana demostrando su maestría con la botella y el vaso de sidra.

"Uno de los pilares del escanciado es mantener la elegancia", apunta. Cada jurado se encarga de un aspecto, uno es ese, otro la botella, el vaso, el tiempo, las medidas y buscan el que mejor se ciña al reglamento, nos explica

Nos cuenta algún secreto "yo entreno con la sidra caliente, con la fría mide cualquiera, me castigo a mí mismo practicando con ella y saco mejores resultados sobre todo cuando hay campeonatos con sidra caliente"

Antes de ser un escanciador de concurso soy un escanciador de sidrería. La gente te agradece que escancies bien el culín aunque esté lleno

"Nada más que tenga dinero me gustaría montar una sidrería en mi tierra", concluye confesando este guineano del que su familia puede estar bien orgullosa por su tesón y entrega al trabajo y su capacidad de adaptación.

"Llevo aquí 23 años y me siento asturiano", nos dice. "Asturias puede presumir de ser una región multicultural, los concursos los ganan rumanos, sudamericanos, africanos y nos intentan tratar de la misma manera y eso se agradece".

Como el resto de participantes este vigente campeón de Asturias deberá realizar todas las pruebas necesarias, la última se disputa en noviembre, en Noreña aunque  los participates coinciden en calificar las pruebas de Nava, realizada el pasado domingo, la de Villaviciosa y la de Gijón como las más complejas y definitorias.

Micrófono de la Cadena Ser en mano nos hemos acercado al lugar de trabajo de nuestro entrevistado, para verlo en su ambiente, dejamos la entrevista completa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?