Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 02 de Abril de 2020

Otras localidades

Trabajo

El "todo incluido" de la construcción

Trabajadores denuncian las condiciones de abuso que se dan sobre el andamio

Despidos por vacaciones, salarios de 4,50€ con pagas incluidas o finiquitos por despido que nunca se cobran pero que se firman antes de empezar a trabajar

El "todo incluido" de la construcción

El "todo incluido" de la construcción / Getty Images

Son las tres de la tarde y una cuadrilla de albañiles mira el reloj después de comer apurando los últimos minutos antes de volver al tajo. La obra está muy cerca de la Gran Vía madrileña y después de muchos años de profesión saben bien de lo que hablan.

Finiquitos que se firman de antemano pero que nunca se cobran, recibís a cuenta que también se firman pero sin recibir nada a cambio, o despidos cuando llegan las vacaciones porque la empresa se ahorra el sueldo y la cotización por el trabajador. Después de las vacaciones volverán al mismo andamio.

La crisis precarizó el sector y esa precariedad no ha mejorado, aunque las grúas vuelvan a verse en el horizonte de las ciudades. Precariedad que el grupo de albañiles con el que hablamos buscando la sombra que no tendrán sobre el andamio, resumen con una cantidad: 4,50€ la hora, todo incluido.

En ese todo incluido, pagas extraordinarias, finiquitos por despido que nunca cobrarán pero que firman con su nombre debajo del recibí antes de empezar incluso a trabajar, al igual que con supuestas cantidades a cuenta. Pero solo, sobre el papel.

Fermín Yébenes inspector de trabajo, y portavoz de la Unión Progresista de Inspectores reconoce que son conocedores de que en la construcción se están produciendo estos abusos, pero sin la prueba, sin el recibí que se firma en blanco y donde después se anotará la cantidad para que el empresario pueda justificar que se llega a lo que marca el convenio, aunque ni se aproxime o el finiquito que el trabajador firma antes incluso de que empiece en la obra para que el despido le salga gratis, sin eso, poco pueden hacer.

El buzón de los abusos

El problema, asegura, es el miedo a despido que muchos no superan, aun teniendo la certeza de que su denuncia será anónima. "Ni el buzón de denuncias anónimas con el que cuenta la inspección de trabajo es suficiente para que pierdan el miedo".

Rechaza la idea generalizada entre muchos trabajadores de que los inspectores avisan antes de ir a las obras, que los jefes ya saben cuando van a ir. Eso dice este inspector "es totalmente falso" y solo responde a la "mala intención" de quienes lo dicen y que solo buscan meter más miedo entre los trabajadores.

"Nosotros no tenemos una bola mágica y si no nos dicen, a nosotros directamente o a través de los sindicatos que algo está pasando, no podemos presuponer que la firma de documentos en blanco". Por eso pide "un poquito más de valentía" por parte de los trabajadores que sufren estas condiciones, como medio para poder acabar con estas prácticas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?