Jueves, 19 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Entrevista

"Tenemos una joya en la plaza Mina y es importante que la conozcamos"

El director del Museo de Cádiz, Juan Ignacio Vallejo, busca fórmulas de atraer más público

El director del Museo de Cádiz, Juan Ignacio Vallejo, en la sala romana /

Juan Ignacio Vallejo, arqueólogo y conservador, nacido en Cádiz en 1973, fue elegido el pasado mes de mayo sucesor de Juan Alonso de la Sierra como director del Museo de Cádiz. En poco tiempo se ha tenido que enfrentar a la rocambolesca recuperación de piezas perdidas de la Catedral, ha abierto una exposición y ha desarrollado la programación de verano. En esta entrevista fija alguno de sus retos de futuro, su idea de cómo quiere que funcione el Museo que dirige. Y gran parte de su mirada tiene la vista puesta en la plaza Mina, el lugar donde se ubica.

Pregunta. ¿Cómo ha sido asumir este reto?

Respuesta. Están siendo días de intensos, de mucho trabajo, de hablar, de escuchar, de tomar asiento de donde se quedó el trabajo y ver dónde vamos yendo con el trabajo que se pueda hacer a  partir de ahora

P. ¿Qué supone ser director del Museo de Cádiz?

R. En primer lugar, supone un honor, una satisfacción personal y profesional. Es el museo de mi ciudad y es un museo que, más allá de mis amores por Cádiz, soy consciente de la calidad de la colección que tiene y de la cantidad de cosas que puede aportar. Cádiz puede ofrecer mucho a Andalucía, España y el resto del mundo. El potencial de este museo es muy grande.

P. Usted viene de trabajar en el departamento de difusión en Málaga. ¿Cree que hay que reforzar la difusión del Museo de Cádiz?

R. La difusión es una parte muy importante, aunque tiene que apoyarse en todo un trabajo de conservación, restauración, investigación y administración. Un museo es una gran maquinaria y la difusión es la parte que se ve, la que, de alguna manera, hace llegar al público lo que es el museo. Y, en última instancia, es la que da a entender por qué es necesario un museo, por eso hay que cuidarla.

P. ¿Y qué se plantea para mejorar la difusión del Museo de Cádiz?

R. Es verdad que hay que ir dejando que la maquinaria funcione. Estamos convencidos de que hay que continuar esta tarea con visitas guiadas, actividades... Nos interesa acercar la colección a la ciudadanía, dar a conocer lo que existe en la plaza Mina, hacer que los visitantes crucen el umbral. Para ello tenemos que salir del museo para animar a la gente. Hay que enfocar visitas, pensar pequeñas actividades, que nos animen a descubrir ese museo que todavía no conocemos, para aquellos que han venido y para los que no. De esa manera se podrán destapar las muchas lecturas que tiene la arqueología, la pintura y los títeres que tiene el Museo.

P. ¿Y de qué forma se plantea hacerlo?

R. Desde un punto de vista lúdico y académico. Una buena difusión es aquella en la que lo que contemos sea certero y se ajuste a lo que sabemos de aquella parte de la historia que estemos contando. En ese sentido es fundamental, que nos abramos a distintos tipos de públicos. Aunque hay que ofrecer distintas vías de acercamiento. Empezaremos pequeñas visitas guiadas, sobre temas trasversales de la historia, donde podamos descubrir, por ejemplo, que para hablar de la luz o de la comunicación podemos usar piezas u obras que no exactamente se concibieron para tratar esos temas. Podremos encontrar respuestas a preguntas que no nos habíamos hecho hasta ahora.

P. Se ha encontrado con el recuperado horario de tarde...

R. Cádiz es una ciudad que tiene que tener un ocio cultural amplio. No tenemos por qué competir con la playa. Abrir por las tardes permite ofrecer ese ocio cultural, que la gente se organice mejor, que el veraneante pueda hacer todo, darle facilidades. Este horario permite disfrutar mejor de ese ocio cultural. Tenemos una joya en la plaza Mina y es importante que la conozcamos.

P. Antes ha dicho que hay que sacar el museo a la plaza Mina, hacer que la gente cruce el umbral. ¿Se ha planteado ya algo concreto?

R.  Es una idea que ronde en la cabeza, pero no la hemos materializado. El Museo es un equipo, y pienso que en la plaza tenemos un filón importante, y un referente. Yo creo que puede ser un factor que nos va a ayudar, en el presente y futuro inmediato, pero no tenemos perfilado cómo vamos a hacer ese acercamiento desde la plaza Mina.

P. ¿Es optimista con respecto a la ampliación del Museo? Su antecesor cree que debería ser un asunto prioritario en el debate ciudadano y, sin embargo, de momento no lo está siendo.

R. La ampliación siempre es necesaria porque fortalecería el papel del Museo como institución. Yo estoy al servicio de la ciudadanía y marcaremos las pautas para que esa ampliación se llegue a materializar. Será una carrera de fondo y hay que seguir al pie del cañón. Podrán contar conmigo. Algún día lo veremos. Yo, en esas cosas, soy optimista.

P. Estaba más avanzado el proyecto de musealización de la Casa Pinillos. ¿En qué estado se encuentra?

R. En la Casa Pinillos se sigue trabajando, se ha preparado el programa expositivo, y está todo a falta de que se puede ejecutar porque, por distintas circunstancias, no se ha podido llevar a cabo. Quizá con los cambios en el Gobierno se tome el pulso a la situación y se mire hacia el sur.

P. ¿Cuáles son los referentes del Museo de Cádiz?

R. En la parte de arqueología, toda la parte fenicia es un referente internacional porque hay objetos y piezas unicos en su tipo y forma. Hacen que Cádiz siempre esté en el candelero en todo lo que tiene que ver con investigación fenicia y púnica. En la pinacoteca de arte hay que destacar la pintura de Zurbarán y Murillo, porque son unos referentes importantes. Y yo doy mucha importancia a los títeres de La Tia Norica. Nos cuentan una historia de la ciudad relacionad con el sentir popular. Forman parte de generaciones presentes y anteriores. Y están muy impregnados en la cultura popular de la ciudad.

P. ¿Cómo se ha encontrado los recursos económicos del Museo? ¿Son suficientes?

R. Es cierto que siempre uno piensa que con más recursos podría hacer más cosas, pero lo importante es ser consciente de lo que se tiene, pensar qué se puede hacer, y hacerlo, pero no quedarse parado porque existan problemas. Estamos en un punto mejor que hace unos años y soy, como ya te he dicho, optimista.

P. ¿Dónde espera encontrar aliados?

R. Estoy retomando a título personal relaciones con distintas entidades, asociaciones, colectivos, personas... No me cabe duda de que va a haber mucha gente que querrá colaborar con el Museo. No somos los únicos a los que nos importa la cultura, con esa finalidad y con ese objetivo común. Estoy convencido de que surgirá gente que irá apoyando nuestros proyectos.

 


Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?