Lunes, 21 de Octubre de 2019

Otras localidades

David Guetta da la espantada en Santander a última hora y deja tiradas a miles de personas con entrada

La organización, que había vendido más de 10.000 entradas, no aclara si devolverá ese importe

El Dj francés David Guetta ha cancelado el concierto que tenía previsto ofrecer a última hora del sábado en la Campa de la Magadalena de Santander por "problemas técnicos en el avión privado" que debería haberle trasladado desde Moscú hasta la capital cántabra. / ()

Seguramente pocas veces se haya visto la campa de La Magdalena con tanta afluencia para ver a un artista musical. Y, seguramente, pocas veces se haya visto un batacazo tan mayúsculo para los seguidores santanderinos. 

David Guetta era el elegido por la nueva organización de los conciertos para poner el broche de oro final a una semana cargada de actuaciones, que abarcaron prácticamente todos los estilos musicales. Sin embargo, ese broche se ocureció bien entrada la medianoche.

Lo hizo cuando la organización comunicaba, de forma oficial, que el dj parisino no acudiría a la capital cántabra. "Lo siento, Santander. No puedo estar con vosotros esta noche debido a un problema con el avión. Estoy tratando de volver lo más pronto posible para hacer esta fiesta". 

Guetta salía en el vídeo, de apenas 20 segundos, delante del mostrador de una especie de recepción con tres relojes en la pared, situados detrás del artista, uno de ellos con hora de Moscú, otro con la de Munich y otro con la de Tokyo.

Esa confirmación provocó la ira de las miles de personas que se encontraban frente al escenario esperando a Guetta. Sin embargo, a muchos de ellos no les hizo falta esperar a la oficialidad para saber que el también exitoso productor de música electrónica no deleitaría a los fans de La Campa, venidos desde varias partes de España y también del mundo.

De hecho, los productores del espectáculo informaron, días atrás, de que habían colgado el cartel de "no hay entradas", al venderse más de 10.000 tickets

Casi un cuarto de hora antes de su horario fijado para actuar, varias fuentes municipales informaban a la SER que la actuación no se llevaría a cabo. Y la gente, poco a poco, tiró de redes sociales para confirmar la tragedia. De hecho, hubo un momento de zozobra en el que era el propio personal de seguridad quien se encargaba de tirar de ironía ante las preguntas del público: "¿No véis que las vallas están quitadas?... Pues blanco y en botella", decía uno de ellos en un corrillo a la entrada del recinto. 

Incluso varias dotaciones de furgonetas antidisturbios acudían a los exteriores de la Campa por si el enfado provocaba males mayores. Finalmente no fue así. El comportamiento del público santanderino fue exquisito y no superó las lógicas, entendibles y amargas quejas a medida que abandonaban La Campa. 

¿Devolución de las entradas?

Es la gran incógnita. En La Campa, este sábado, el sentimiento era unánime. "Nadie nos informa, han cerrado todo y yo no quiero otra fecha. Quiero mi dinero porque mi tiempo vale más que los caprichos de un músico incompetente", decía María, de 29 años.

De hecho, el comunicado que emitía la organización a la 1:30 de la madrugada sembraba más dudas: "Próximamente se anunciará el procedimiento a seguir con las entradas adquiridas para la noche del 28 de julio", rezaba el tuit de La Campa.

Sin embargo, en ese breve texto no se especifica si habrá devolución del dinero, si se pactará una nueva fecha para Santander o si el reintegro será íntegro, al fallar únicamente un artista de los cuatro que conformaban el cartel de la noche. 

Trending Topic

Las redes ardieron la madrugada del sábado al domingo tras la cancelación de Guetta en Santander. Los rumores de cancelación corrieron desde varias horas antes de la espantada oficial. 

Como ya ocurrió hace algo más de un año con el concierto de Enrique Iglesias en los campos de sport de El Sardinero -que también acabó con gritos de "manos arriba, esto es un atraco"- comenzaron a llenarse con todo tipo de "memes" y comentarios, muchos en tono de humor.

Así se escribió otro capítulo negro de la historia musical de Santander. La capital cántabra tiene el gafe de que, muchos de sus macroconciertos de los últimos meses, hayan sufrido algún inconveniente. "Al menos Enrique Iglesias vino a dar la cara. Guetta, ni eso", se resignaba Mónica, una adolescente de 19 años. Y es que, quien no se consuela, es porque no quiere. 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?