Viernes, 23 de Agosto de 2019

Otras localidades

José Samaniego: “Fue mucho más duro de lo que esperaba”

El arandino ha pasado por los micrófonos de la SER tras completar los 217 kilómetros de la BadWater, una de las ultramaratones más duras del mundo

Samaniego, en un momento de la prueba /

Un total de 44 horas y 35 minutos fueron suficientes para que José Samaniego cruzara el pasado jueves la línea de meta en la BadWater, considerada una de las ultramaratones más duras del mundo. Lo hizo después de recorrer 217 kilómetros con temperaturas superiores a 50 grados en algunos momentos. Toda una demostración de raza, casta y autosuperación que cumplió con creces el arandino, que ha hablado con la Cadena SER de su proeza. Una proeza que ha acabado en algo inolvidable para él. Y no solo porque haya sido el quinto español en toda la historia en finalizar la prueba, sino porque además ha logrado que toda una ciudad haya estado pendiente de su evolución, que podía seguirse por geolocalización.

Samaniego admitió haberse despertado “mejor de lo que esperaba” el día siguiente. Afirma estar “muy contento y aliviado”. “He hecho una carrera muy bonita que tenía en mente desde hace muchos años y que suponía un reto que psicológicamente era muy fuerte. Y ahora estoy analizando lo que ha pasado estos dos días”, añade.

El ultratleta asegura que la carrera “fue mucho más dura de lo que esperaba”. “Venía convencido de que era una carrera larga. Ya estoy acostumbrado a estas carreras pero pensé que iba a poder con ello y me equivoqué totalmente. No es que no pudiera con ello, pero sí que ha sido muy duro por el calor”, amplía. Un calor axfisiante que, reconoce, “nos ha impactado a todos”. “Pensábamos al bajar bajar del coche que no podríamos aguantar más de 10 minutos fuera de él. No bajamos de 48 grados y llegamos a 53, y era muy duro porque tenían que estar continuamente mojándome”.

Samaniego se sincera sobre su sufrimiento porque “lo pasé mal, sobre todo al principio porque no conocíamos cómo era la carrera”. “Estuve entorno a los 80 litros de agua que bebí en 40 horas. Al principio lo pagué y tuve que estar casi tres horas parado porque pensé que no llegaba”, declara. Aun así, reconoce que “no soy débil ni tengo ese pensamiento de dejarlo así como así, más bien tienen que decírmelo”.

Superado por la cantidad de seguimiento que ha tenido su proeza, Samaniego afirma que “he alucinado” y que “me llena de orgullo que a alguien le pueda gustar esto y que no se hable solo de lo mismo”. “Ha habido gente que ha estado hasta las dos otres de la mañana con el teléfono y pasando fotos de quién tenía delante o detrás”, asegura un arandino que, con el pañuelo de hierbas anudado en el cuello y con hielo incorporado, ha hecho historia. Y que siga siendo así.

En el audio que acompaña a esta información puede reproducirse la entrevista íntegra.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?