Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 28 de Mayo de 2020

Otras localidades

Terremotos

Notable descenso de los terremotos

Sólo 7 durante este mes de agosto, ninguno en esta semana

Desde el 22 de marzo, el IGN ha contabilizado 430

Vista, desde el paso elevado de la estación de Quesada, donde el IGN ubica la mayor concetración de seísmos en la zona

Vista, desde el paso elevado de la estación de Quesada, donde el IGN ubica la mayor concetración de seísmos en la zona / Antonio Plaza

Notable descenso de la actividad sísmica, durante los últimos días, tan sólo 7 terremotos, durante los primeros días de este mes de agosto, los últimos el pasado domingo a las 18:31 y 22:44 horas, localizados en Peal de Becerro y Jódar, a una profundidad de 11 kilómetros y una intensidad de 2.1 y 1.5 grados.

En cualquier caso, desde el pasado 22 de marzo, a las 15:12 horas, cuando se producía uno de los de mayor intensidad, de 4 grados, se han sumado 430 terremotos.

Especialmente intensa la madrugada del sábado 7 al domingo 8 de Abril con hasta 18 seísmos, desde las 01:04 hora local, con uno de magnitud 1.9, hasta las 07:40, con otro de 2.1. Aunque la mayor concentración e intensidad se producía en apenas siete minutos, desde 03:42 y 03:49, con tres terremotos de magnitudes 3.9, 3.8 y 3.5 respectivamente.

En la noche del sábado al domingo han sido otros siete los que se han producido, todos ellos en término de Peal de Becerro, salvo uno en Larva, con una intensidad entre 1.6 y 2.2 grados.

Todos ellos en la zona nordeste del término municipal de Jódar (término municipal de Úbeda), cercana al cauce del rio Jandulilla, en términos municipales de Úbeda, Peal de Becerro, Larva también alguno en Huesa, Torreperogil y Chillluevar, aunque Jódar es el casco urbano más cercano.

La mayor parte de ellos en torno a los 2 grados de magnitud, imperceptibles para el ser humano, aunque se han producido dos de hasta 4 grados.

El alcalde de Jódar, José Luis Hidalgo, acompañado de las alcaldesas de Peal de Becerro, Ana Dolores Rubio, y Larva, María Ángeles Leiva, llegaban a mantener una reunión con responsables del Instituto Geográfico Nacional, del Ministerio de Fomento, en Madrid.

Una situación que en los días con mayor concentración generó mínima incertidumbre y malestar ente los vecinos de Jódar, desde el Ayuntamiento de Jódar se hacía una llamada a la tranquilidad teniendo en cuenta las declaraciones, a esta emisora, el pasado 23 de marzo, del responsable del grupo de investigación ‘Riesgo sísmico y Tectónica activa’ de la Universidad de Jaén, José Antonio Peláez, “este fenómeno puede tener relación con la serie sísmica que se produjo en la provincia de Jaén entre 2012 y 2013 en la zona de la comarca de La Loma, entre Torreperogil y Sabiote, en la que el Instituto Geográfico Nacional llegó a registrar en torno a 2.100 terremotos”. Según indica el investigador de la UJA, “en el último año y medio esa sismicidad se ha desplazado unos diez kilómetros al sur, al enclave que coincide con Jódar, Larva y Peal de Becerro, donde se está produciendo esta nueva serie sísmica, que está pasando desapercibida en mayor medida para la población y está siendo menor en cuanto a la cantidad de seísmos producidos”.

En la actualidad, en buena parte de la Cuenca del Guadalquivir, como por ejemplo algunos puntos de Málaga, Sevilla o en las tres localidades jiennenses citadas, se están produciendo numerosos terremotos de leve intensidad, a causa de diversas series sísmicas que comenzaron hace varios meses.

En sismología no podemos predecir con exactitud hasta cuándo se puede extender una serie sísmica, algunas incluso han durado alrededor de dos años, como ocurrió con la serie de Torreperogil y Sabiote. Pese a ello, si analizamos los datos hasta la fecha, lo normal es que no se produzca ningún movimiento sísmico importante, por lo que este tipo de series no son preocupantes, ni motivo de alarma”, concluye el experto de la Universidad de Jaén.

En el mes de abril, el día 12, expertos de la Universidad de Jaén, ya anunciaban que la serie sísmica que se está dando en los dos últimos años en la zona de Jódar, Larva y Peal de Becerro, especialmente intensa el fin de semana anterior, está llegando a su fin. Estimaciones que defienden, ante un alto porcentaje de posibilidades existentes, teniendo en cuenta comportamientos de series similares dadas en la zona, como la de Torreperogil-Sabiote.

Se habla de magnitud decreciente de los terremotos y se insiste en un mensaje de tranquilidad a la población, en tanto que la liberación de energía de la tierra a través de numerosos movimientos, evita que se pueda dar un terremoto de mayor magnitud, así lo explica Mario Sánchez Gómez, profesor del departamento de Geología de la Universidad de Jaén.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?