Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 12 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Jorge Suárez: "Hay que estabilizar el rumbo del barco antes de afrontar las municipales"

Jorge Suárez, en los estudios de Radio Ferrol durante la entrevista /

El alcalde de Ferrol, Jorge Suárez, reclama a En Marea "estabilizar el rumbo del barco" de forma "urgente" antes de afrontar las elecciones municipales del próximo año. Apuesta por hacerlo "tomando como modelo las ciudades, donde espacios mestizos, proyectos muy diferentes y conscientes de ser diferentes —el proyecto de la izquierda federal de Esquerda Unida que contrasta con el nacionalista de ANova supimos anteponer los intereses de las clases desfavorecidas a nuestros intereses propios".

En una entrevista en la Cadena SER, Suárez consideró que eso podrá hacerse "sin que eso suponga agresiones mutuas ni deslegitimar el trabajo de nadie". Para él, la campaña electoral ya ha comenzado y la Xunta, gobernada por el PP, "que para nosotros tiene una nefasta gestión" ya activó "toda la maquinaria" y definió como "piezas clave a batir" las llamadas "ciudades del cambio" (A Coruña, Santiago y Ferrol, gobernadas por las confluencias).

"En italia tenemos el ejemplo para la tumba de franco"

Luís Pardo

La anunciada retirada de los restos de Franco del Valle de los Caídos hace pensar en Ferrol como su refugio final. Mientras, una moción aprobada por el pleno municipal insta a retirar la urna que la familia del dictador tiene en el cementerio de Catabois, aunque hasta en dos ocasiones han explicitado por escrito su interés en pagar las tasas para continuar allí. Suárez considera que "están en su derecho" pero, al haber sido otorgado de manera irregular, se ha activado activado el procedimiento para que el nicho pase de nuevo a titularidad municipal. Así, los Franco "deben ponerse a la cola de la ventanilla, como cualquier ciudadano, y no ampararse en un acuerdo de gobierno del año 1967 donde 'por ser el hijo más ilustre de Ferrol' se le concedió ese privilegio. Es necesario anularlo por justicia historica y luego la familia decidirá".

El alcalde ferrolano considera que Franco, "por muy dictador que haya sido", tiene derecho a que sus restos sean depositados "en un lugar digno". "Lo que no tiene lógica es seguir la misma lógica de los fascistas y dejar a los muertos en las cunetas". Eso sí, "no debe hacerse amparado en un privilegio" y considera que "a toda costa" debe evitarse que el lugar elegido "se convierta en un fenómeno de masas", que no sea "un lugar de peregrinaje para los acólitos del fascismo, que por desgracia aún son demasiados, ni tampoco un lugar de vandalismo para quienes guarden todo el odio contra un período nefasto en la historia de nuestro Estado".

Suárez ve un ejemplo claro de lo que le gustaría en Italia. Allí, se ha prohibido "cualquier acto de exaltación fascista en los alrededores de la tumba de Mussolini". Algo así serviría para "darle, dentro de la gravedad, la mayor normalidad y la mayor discreción posible".

Frente a otros representantes críticos, agrupados en la Mesa da Confluencia, el regidor ferrolano no considera que el proyecto de En Marea esté "agotado"; más bien cree que es necesario "reformularlo para que todas las partes se sientan representadas".

"Llevamos muchísimo tiempo y muchísimo desgaste, que se nota en las encuestas, hablando de nosotros mismos, de nuestros conflictos; y todo el trabajo excelente que se está haciendo en el Parlamento, en defensa de la clase trabajadora, de los colectivos agredidos, de la sanidad pública y la educación... no están teniendo la relevancia necesaria", relató.

Por eso, cree "importante" que esas partes de la confluencia, integradas en la Mesa, que "trabajan por la unidad y no tienen representación", alcancen "el papel que le corresponde". Asegura que no deben lograrlo "por un sistema de cuotas de poder", sino "porque fueron las que estuvieron desde el principio apostando por la unidad y renunciaron con toda la generosidad a sus siglas para conformar un proyecto de unidad popular que no significa que tenga que ser uniforme ni una forma de partido clásico".

Suárez cree que "la solución a los conflictos políticos vienen por la vía política y no por la vía orgánica" y demanda "resolver cuanto antes la falta de representatividad del Consello das Mareas, que no representa a todo el espacio, y trabajar enseguida en la construcción del sujeto político gallego entendido como la lucha por unos objetivos comunes centrados en un proyecto transformador". Es decir, "tener respuestas concretas para los problemas concretos de la sociedad gallega, que son muchos y muy diversos; pero, sobre todo tener un programa político construido, como siempre hicimos desde el nacimiento de AGE, por todos los actores que conforman la sociedad gallega y se sienten agredidos por las políticas de austeridad del PP".

El líder de Ferrol en Común está convencido de que al portavoz de En Marea, Luís Villares, "no le queda otra que tomar medidas". "Tiene todo mi apoyo, respeto y respaldo a nivel personal y político; otra cosas es que el Consello y la dirección que actualmente conforma En Marea están protagonizados por actores minoritarios que no representan la pluralidad del espacio". También les achaca un "un menosprecio" a las organizaciones políticas "que siempre estuvieron apostando por la unidad popular" y en las que parece que, ahora, es un "estigma" militar (él pertenece a Esquerda Unida).

"Una cosa es Villares, su relevancia, el papel que juega dentro de En Marea y otra cómo debe conformarse ese espacio, que debe huir de la estructura de un partido vertical tradicional". Recuerda que, "para eso", ya existen otros espacios "de índole nacionalista" mientras a la confluencia le toca "centrarnos en lo que siempre fuimos: espacios horizontales con poder de decisión de todas las partes sean militantes o no de organizaciones políticas".

Suárez niega que Villares haya dado su respaldo a una de las otras dos plataformas que conviven con su espacio político. "No creo que asistir a una cena signifique un apoyo expreso; no hay una resolución ni un comunicado de apoyo". Recuerda que En Marea nació con un proyecto muy concreto en una asamblea impulsada por los tres "alcaldes rebeldes" y hoy, "que es mucho más, plural y diversa" defiende en sus documentos la legitimidad de Compostela Aberta, Marea Atlántica y Ferrol en Común. "Y eso es lo que cuenta, más allá de estar presente en una cena en concreto".

Sobre la candidatura "cantada" del ex alcalde y conselleiro de Política Social, José Manuel Rey Varela, Suárez asegura que "estaría encantado" de que fuese el elegido por el PP, aunque cree que los militantes de ese partido lo ven como "un grave error".

"En el año en el que pierde las elecciones es premiado con una Consellería, huye del ayuntamiento, deja Ferrol al margen y abandona a un grupo municipal mermado" del que también se marcharon Diego Calvo y Hevia. Además, asegura que, "por mucho que intenten disfrazarlo", su período como regidor fue "nefasto" para Ferrol. FeC heredó el gobierno con un 25% de paro (hoy está en un 18% que tampoco le permite "sacar pecho"). Aún así, asegura que considera "irrelevantes" a los candidatos de los demás partidos y apuesta por "centrarnos en esforzarnos para presentar una candidatura y un balance de legislatura solventes", algo para lo que "todavía tenemos mucho que trabajar en estos meses".

El alcalde defiende que, "a título personal" nunca hubo "enfrentamiento ni crispación" con Beatriz Sestayo, la que fue su socia de gobierno como portavoz del PSdeG sino "diferencias políticas sobre como afrontar un pacto de coalición". Aunque lo considera una "obviedad", Suárez recuerda la necesidad de una "izquierda fuerte" porque seguir gobernando Ferrol pasa "por un sistema de alianzas y pactos".

"Todos debemos ser generosos y conscientes de que los resultados electorales nos van a abocar otra vez a una mesa de negociación. En el caso de que PSOE, BNG y nosotros sumemos trece concejales estamos condenados a entendernos; por tanto, con Beatriz Sestayo o sin ella, eso debe producirse".

Mantiene que su ejecutivo es el "más capacitado" para un ayuntamiento con un "estigma": cambiar de gobierno cada cuatro años. "Yo siempre defiendo ya no sólo por intereses egoístas. sino de la ciudad que debe tener un mandato continuado de ocho años para poder afrontar proyectos de calado". Dice conservar "la misma ilusión que el primer día" reforzada ahora por unos presupuestos aprobados tras un trayecto "largo, complejo y con muchas dificultades". Unas cuentas que permitirán "afrontar" el último tramo de legislatura con obras "importantísimas" como la Pasarela de Santa Mariña, el mercado de Caranza o la Praza de Armas y "dar continuidad a un trabajo que ya estábamos haciendo en la política social o de empleo".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?