Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 14 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El Racing se vuelve a encontrar con Munitis

La Gimnástica, que cayó en los penaltis, se centra ahora en la Liga

Pedro Munitis ha jugado 339 partidos con la camiseta del Racing. /

Pedro Munitis. una de las leyendas del racinguismo, ya espera al Racing. El miércoles 12, a las 20:00, en La Condomina de Murcia se verán las caras el equipo del que es actual entrenador el del Barrio Pesquero, el UCAM, y el equipo en el que se formó como jugador y entrenador, el Racing. A este envite, la segunda ronda de Copa del Rey, han llegado tras superar en la primera eliminatoria al Ceuta (2-0) los murcianos y al Mirandés (0-1) los cántabros.

La segunda eliminatoria, como la disputada el pasado miércoles, también se resolverá a partido único.

El Racing regresó de Miranda de Ebro satisfecho del triunfo, del juego en la primera mitad y de la aportación de los que no venían siendo habituales en Liga, caso de Olaortua, Jerín, Quique Rivero o De Vicente, que rayaron a gran nivel y abren el abanico de opciones para Iván Ania.

No fueron tan bien las cosas para el otro representante cántabro en la Copa del Rey, que cayó de la manera más cruel. Viaje, 120 minutos de partido y eliminación. El peor cóctel posible para la Gimnástica de Torrelavega que dijo adiós a la Copa del Rey en la primera ronda tras perder por 4-2 en los penaltis frente al Calahorra riojano (empate a uno en el tiempo reglamentario).

Pablo Lago presentó menos cambios de los esperados en referencia al encuentro liguero del pasado sábado frente al Bilbao Athletic (entraron en el equipo Fer, Bardanca, Cagigas y Docal, y salieron Vitienes, Cristian, Primo y Rozas). El también recién ascendido Calahorra salió mejor, adelantándose en el minuto 4, por mediación del exracinguista Javi Barrio, que se aprovechó de una jugada a balón parado. Desde ese tanto hasta el descanso, los locales superaron a los gimnásticos y estuvieron a punto de “matar el partido” con un disparo a la madera de Aizmendi.

Tras el intermedio, los blanquiazules cambiaron notablemente y mostraron otra cara muy distinta, consiguiendo empatar en el 59, gracias a un brillante centro de Borja Docal que empujó al fondo de las mallas Nacho Rodríguez.

Con las tablas en el marcador, ambas escuadras gozaron de chances para desequilibrar el partido, sin acertar con la meta contraria. Una vez entrados en la prórroga, poco destacable salvo el gran cansancio sobre el césped de la Planilla.

En la tanda de castigo, los riojanos se llevaron “el gato al agua”, anotando cuatro penaltis –paró uno Álex Ruiz- por dos en el lado cántabro (fallaron Luis Alberto y Borja Camus). Despedida copera con la mente puesta en la visita de este próximo sábado, a las 18:00 horas, al campo del Tudelano, que no tuvo compromiso entre semana.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?