Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 11 de Diciembre de 2019

Otras localidades

El nuevo plan para la L10 elimina las polémicas cocheras de Amado Granell

El tranvía que conectará el centro de la ciudad con Nazaret contará al final de la línea con un espacio provisional para aparcar los trenes hasta que se acometa el proyecto de unir este barrio con el Canyamelar

Interior del hall de la estación de Reino de Valencia perteneciente a la futura línea L10 /

El director general de Transportes, Carlos Domingo, anuncia en la SER que al poner en marcha el proyecto de la L10 (antigua T2) de Metrovalencia en su totalidad, y no en dos fases como estaba previsto, no serán necesarias las cocheras proyectadas en la parcela municipal al final de Amado Granell (antes General Urrutia) que en su día generaron malestar entre los vecinos.

El President de la Generalitat, Ximo Puig, anunció en el Debate de Política General que las obras del tramo comprendido entre la calle Alicante y el barrio de Nazaret se retomarán en el primer trimestre de 2019.

Estas cocheras, provisionales hasta que se acometa el proyecto del tranvía Nazaret-Canyamelar, se instalaran al final de esta línea, en el entorno de Nazaret e incide Domingo en que no generaran ninguna molestia porque tendrán la función de aparcamiento. Desde Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana tienen una alternativa pensada y próximamente se reunirán con el Ayuntamiento para establecer un consenso respecto a este asunto.

Domingo también explica que se valora que la frecuencia de trenes en el nuevo tramo sea de 10 minutos para acercar a los vecinos de Nazaret al centro de la ciudad en menor tiempo posible.

Sobre los plazos de ejecución, el director general de Transporte explica que como los proyectos están financiados al 40% por la Union Europea, la fecha de puesta en marcha del servicio no puede ir más allá de 2023, aunque asegura que la planificación prevista por la Conselleria permitirá iniciar el servicio mucho antes.

Por otra parte, Domingo califica el proyecto del tranvía Nazaret-Canyamelar como un proceso independiente que está en una fase muy temprana, porque si se hace a la vez que la L10, se corre el riesgo de no cumplir los plazos y perder la subvención europea.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?