Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 30 de Mayo de 2020

Otras localidades

Papa Francisco

El Papa agradece a la Archidiócesis de Valencia su labor en la acogida de los migrantes del 'Aquarius'

"Deseo agradeceros todo lo que hacen en esa Archidiócesis en favor de los más necesitados, en particular por la generosidad y grandeza de corazón en la acogida a los migrantes", ha añadido

El Papa Francisco con parte de la Archidiócesis de Valencia

El Papa Francisco con parte de la Archidiócesis de Valencia / Cadena SER

El Papa ha agradecido a la Archidiócesis de Valencia su labor en la acogida de los 629 inmigrantes rescatados por el barco 'Aquarius' que llegaron al puerto de la localidad el pasado mes de junio.

"Deseo agradeceros todo lo que hacen en esa Archidiócesis en favor de los más necesitados, en particular por la generosidad y grandeza de corazón en la acogida a los migrantes. Todos ellos encuentran en ustedes una mano amiga y un lugar donde poder experimentar la cercanía y el amor", ha destacado el Pontífice en un discurso ante el arzobispo de la ciudad española, cardenal Antonio Cañizares Llovera, a quien ha recibido previamente en privado en el Palacio Apostólico del Vaticano.

"Gracias por este ejemplo y testimonio que dan, muchas veces con escasez de medios y de ayudas, pero siempre con el mayor de los precios, que no es el reconocimiento de los poderosos ni de la opinión pública, sino la sonrisa de gratitud en el rostro de tantas personas a las que les han devuelto la esperanza", ha agregado.

Francisco ha aprovechado para enumerar las características que debe tener un buen sacerdote y, entre ellas, precisamente ha destacado la capacidad para seguir "llevando la presencia de Dios a tantas personas que la necesitan". "Este es uno de los desafíos del sacerdote hoy", ha argumentado el Papa.

Asimismo, ha invitado a los presentes a permanecer "libres de toda mundanidad" porque, según ha alertado, esta realidad "va enredando" al tiempo que "va alejando de Dios y de los hermanos" creando "esclavos".

"De ahí viene gran parte del anti-testimonio. Podemos preguntarnos: ¿Cuáles son nuestras verdaderas riquezas? ¿Dónde tenemos puesto el corazón? ¿Cómo buscamos colmar nuestro vacío interior? Respondan en su interior y pongan los medios para que siempre se reconozcan pobres de Cristo, necesitados de su misericordia, para dar testimonio ante el mundo de Jesús, que por nosotros se hizo pobre y nos enriqueció con su pobreza", ha añadido.

Durante su discurso, el Papa ha elogiado la figura de san Vicente Ferrer de quien este año se celebra el jubileo y ha destacado que se empeñó con todas sus fuerzas por la unidad en la comunidad eclesial.

"Este santo propone a los sacerdotes tres medios fundamentales para conservar la amistad y la unión con Jesucristo: el primero es la oración, como alimento de todo sacerdote; el segundo, la obediencia a la vocación de la predicación del Evangelio a toda criatura; y el tercero, la libertad en Cristo, para poder así beber el cáliz del Señor en cualquier circunstancia", ha incidido.

Durante la audiencia con el Pontífice en la que ha estado presente el equipo de gobierno de Cañizares, el cardenal español presentó al obispo de Roma la iniciativa del Convictorio Sacerdotal de los sacerdotes recién ordenados, un órgano de acompañamiento y ayuda de los presbíteros en los primeros años posteriores a su ordenación que fue reinstituido en agosto de 2015.

Sobre esta iniciativa, el Papa ha manifestado que "la formación permanente es una realidad que tiene que profundizarse y tomar cuerpo en el presbiterio". Por ello, ha instado a los obispos a que "estén presentes" y "sean accesibles a sus sacerdotes y los escuchen, pues ellos son sus inmediatos colaboradores, y junto a ellos, a los demás miembros de la Iglesia". "La barca de la Iglesia no es de uno, ni de unos pocos, sino de todos los bautizados; y cuánto necesita también del entusiasmo de los jóvenes y de la sabiduría de los ancianos para ir mar adentro", ha afirmado.

Para el Papa, el sacerdote debe ser un "hombre de oración" que "trata a Dios de tú a tú, mendigando a sus pies por su vida y también por la de su pueblo". "Un sacerdote sin vida de oración no llega muy lejos; está ya derrotado y su ministerio se resiente, yendo a la deriva. El pueblo fiel tiene buen olfato y percibe si su pastor reza y tiene trato con el Señor. Rezar es la primera tarea del obispo y del sacerdote", ha resumido a este respecto.

De este modo, ha subrayado que el sacerdote, al igual que el obispo, "va delante de su pueblo, pero también en medio y detrás; allá donde se le necesita, y siempre con la oración".

También es importante, según ha explicado el obispo de Roma, "la obediencia para predicar el evangelio a toda criatura". "El Señor nos llama al sacerdocio para ser sus testigos ante el mundo, para transmitir la alegría del Evangelio a todos los hombres; esta es la razón de nuestro existir. No somos propietarios de la Buena Noticia, ni empresarios de lo divino, sino custodios y dispensadores de lo que Dios nos confía a través de su Iglesia", ha apuntado

Finalmente, ha recordado que "el sacerdote es libre en cuanto está unido a Cristo, y de él obtiene la fuerza para salir al encuentro de los demás". "Estamos llamados a salir a dar testimonio y a llevar a todos la ternura de Dios, también en el despacho y en las tareas de curia, sí; pero con actitud de salida, de ir al encuentro del hermano", ha concluido.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?