Miércoles, 28 de Octubre de 2020

Otras localidades

El catastro de Ensenada

Se presenta un libro que recoge la obra catastral del Marqués de la Ensenada

Presentación del libro "El catastro de Ensenada" en el Ayuntamiento de Medina del Campo

Presentación del libro "El catastro de Ensenada" en el Ayuntamiento de Medina del Campo / Cadena Ser

El Ministerio de Hacienda ha editado con la colaboración del Ayuntamiento de Medina del Campo una publicación titulada "El catastro de Ensenada", trabajo dirigido a difundir la obra catastral del Marqués de la Ensenada, una de las grandes figuras del siglo XVIII fallecido en Medina.

El eje central de la obra de Ensenada consistió en censar y describir la totalidad de los inmuebles, personas, ganados, oficios y rentas, con el fin de establecer un único impuesto sobre la riqueza proporcional a la de cada contribuyente; una operación que se levó a cabo con agilidad y buen hacer. En concreto se levantó el catastro de las 15.000 localidades de la Corona de Castilla entre 1749 y 1756. Un catastro que hoy está documentado en cerca de 80.000 volúmenes que ofrecen un perfecto testimonio de la economía y de la sociedad de aquella España. Es de destacar algunos proyectos de ese documento como el Canal de Castilla o la Red de Carreteras.

En Medina del Campo, las operaciones catastrales se desarrollaron a lo largo de 1752 cuando contaba con 3.780 habitantes, cuyos oficios se detallan en la documentación resultante de los trabajos; y así sabemos que de los 682 vecinos con profesión reconocida, 235 eran labradores, 60 se dedicaban a la industria del cuero o que el número de funcionarios ascendía a 37. También sabemos gracias al resultado de la averiguación practicada que de las cerca de 11.500 hectáreas contenidas en su término municipal, el 59% estaba dedicado a tierra de secano y el 27% a viñedo, y que la superficie de huerta apenas llegaba al uno por mil de las existentes. Incluso, podemos conocer que dentro del cereal, la cebada resultaba el cultivo dominante, con 3.384 hectáreas, y que le seguía el trigo con 3.085 hectáreas, de las que 736 eran de buana categoría, siendo el resto de calidad media.

Se trata de un trabajo que 262 años después sigue dando frutos como fuente inagotable para la investigación y que, sin ninguna duda, inspira la trayectoria seguida por el catastro español desde entonces como registro general de la propiedad inmobiliaria.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?