Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 12 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Manzanares pierde con la espada un rotunda Puerta del Príncipe

El toricantano Alfonso Cadaval da una vuelta el ruedo en el toro que cerró plaza y Morante se fue nuevamente de vacío

El diestro alicantino José María Manzanares ha perdido este domingo por el mal uso de la espada, algo raro en este torero, la posibilidad de a salir a hombros por la Puerta del Príncipe de la Real Maestranza en el tercer y último festejo de la Feria de San Miguel, en el que, ante toros de Juan Pedro Domecq, se llevó el único trofeo de la tarde, dio una vuelta al ruedo en el que cerró plaza el toricantano Alfonso Cadaval y se fue de vacío Morante de la Puebla.

ficha del festejo

Plaza de toros de la Real Maestranza. Domingo, 30 de septiembre de 2018, corrida de toros. Vigesimotercer festejo de abono, tercero y último de la Feria de San Miguel.

Se lidiaron toros de Juan Pedro Domecq, bien presentados y desiguales de juego; falto de fuerza y emoción el primero, con la cara por las nubes el segundo, de serio comportamiento y pronto el tercero, voluminoso el cuarto, humillador y noble el quinto y a menos el sexto. Tercero, quinto y sexto, aplaudidos en el arrastre.

Morante de la Puebla, de blanco y azabache, silencio y ovación con saludos.

José María Manzanares, de corinto y oro, una oreja con petición de otra y vuelta al ruedo tras dos avisos.

Alfonso Cadaval, que tomó la alternativa de marfil y oro, ovación con saludos y vuelta al ruedo.

Cuadrillas: Aurelio Cruz picó muy bien al segundo y Pedro Morales 'Chocolate' al quinto. Con las banderillas, muy bien Rafael Sosa en ese quinto y Santi Acevedo en el que cerró plaza.

Incidencias: La plaza se llenó en tarde que empezó soleada y calurosa, pero que se nubló y se puso ventosa a partir del cuarto toro.

Fue colorao de pelo el quinto toro de la tarde, bien hecho, aunque tardó en centrarse en los engaños, echando las manitas por delante en el capote de Manzanares. Ya en el quite por chicuelinas y larga de remate de Cadaval, el de Juan Pedro dio muestras de embestir noble y humillado, lo que después aprovechó el alicantino en templadísima faena por ambos pitones, bajo estas líneas, y gustándose en los remates. Buscando calentar para el doble trofeo que le hubiera abierto de par en par la Puerta del Príncipe, Manzanares enjaretó un molinete de rodillas del que salió desarmado y con voltereta incluida, por fortuna sin consecuencias. Sin mirarse, todavía apostó en las manoletinas finales ligadas al pase pecho, pero el fallo llegó de la forma más inesperada, con la espada, pinchando en los dos intentos en la suerte de recibir y otro más al volapié antes del descabello definitivo. No pudo ser el broche de oro a lo hecho en el tercero de la tarde, otro buen toro de serio comportamiento y pronto en su embestida. Lo cuajó Manzanares a la verónica, mejores por el izquierdo, y quitó después por chicuelinas y larga. Ya con la muleta, José Mari administró tiempo y temple a su oponente, brillando especialmente en los remates de las series, un molinete ligado al de pecho, un trincherazo o un cambio de mano a medida que el animal cada vez se salía menos de la muleta. En esta ocasión, una estocada puso en su mano la única oreja de la tarde.

Manzanares ante el quinto toro de la tarde / @maestranzapages

El otro gran protagonista de la tarde fue Alfonso Cadaval, que, junto a estas líneas, tomó la alternativa con el toro 'Piripi', negro de 570 kilos, que echó las manitas por delante de salida y mostró tener muy poquita fuerza. Brindis paterno al popular César Cadaval del dúo humorístico Los Morancos y torería en los muletazos por bajo del inicio, aunque la escasa emoción del burel restó a un trasteo rematado con estocada casi entera, tendida y trasera. El sexto salió sueltecito, aunque estuvo templado Cadaval en las verónicas que pudo enjaretarle. Hubo quite de Morante y respuestas del nuevo matador que, tras brindar ahora al respetable, se hincó de rodillas en los medios y allí le hilvanó al astado cuatro muletazos por el pitón derecho que arrancaron el pasodoble a las primeras de cambio. La pena es que el toro fue a menos y la cosa perdió fuelle, aunque tras el pinchazo y la estocada tendida final, Cadaval dio la vuelta al ruedo.

Morante en un derechazo al cuarto toro de la tarde / @maestranzapages

Morante tampoco tuvo suerte en su segunda comparecencia en esta Feria de San Miguel. Al precioso burraco segundo le recetó un buen ramillete de verónicas genuflexas, pero el rebrincado animal pronto echó la cara arriba y se lo pensó más de la cuenta. Casi entera traserilla puso fin al envite. Al cuarto le formó un lío de capa al recibirlo con el percal a la espalda, más dos verónicas y otras tres chicuelinas y media de remate, pero ya de salida se notó que al animal le costaba mover los 606 kilos que dio en báscula. Sin probaturas, el de La Puebla se abrió de muleta con molinete y en redondo, sobre estas líneas, por el pitón derecho, aunque el animal enseguida se negó a desplazarse y para colmo se levantaron unas rachas de viento que empeoraron el panorama. Estocada y hasta el festival del 12 de octubre.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?