Últimas noticias Hemeroteca

Fríos de octubre

Llega Octubre al calendario y el frío se cuela entre las sábanas, en el oro de los chopos y en las cumbres de Collado Jermoso donde la nieve brota como una letanía blanca y eterna.

Otros fríos más cercanos asaltan al espectador provinciano cuando lee en los papeles que el Bar Belmondo echa la trapa , hastiado de luchar contra corriente, de palmar cada mes de su hacienda, de visitar despachos donde los titulares viven enredados en otras cruzadas menos literarias. Su dueño, el gran Yago Ferreiro, ha colgado en las redes sociales una nota explicando la razón de esta lamentable marcha que es un joya hermenéutica de la ciudad y sus penurias . «Creíamos que era un sitio que faltaba en esta ciudad, pero nos hemos dado cuenta de que no, que no falta, y que no pasa nada por ello”, dice el apóstol del Watusi . Pero sí pasa, porque la ciudad se hace más pequeña, más hostil y más fría sin fuegos como los que tú y los tuyos ayudasteis a incendiar ahí mismo, a espaldas de la catedral.

Y algunas tardes, el viento barre glacial la ciudad extramuros, como cuando escucha al titular de un juzgado de violencia machista llamar bicho e hija de puta a una mujer cuya valoración era de riesgo extremo según la policía. Lo hace entre risas y francachelas con una infame fiscala y otra no menos penosa Letrada de la Administración de Justicia. Y detrás al ministro del interior valorar como “ tristes” esas palabras. Qué tristeza, Marlaska, esa impunidad tan impune.

En una semana han vuelto a caer otras cinco víctimas del machismo asesino. Mientras una legión de mentes preclaras hurgan en las causas de esta plaga ominosa, quizás convendría mirarse al espejo para asumir de una vez que las raíces de la bestia se hunden profundas y poderosas aquí mismo: bajo las togas brillantes que reparten el pan preciado y escaso de la Justicia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?