Últimas noticias Hemeroteca

Jueves, 12 de Diciembre de 2019

Otras localidades

¿Problema de entrenador? no; ¿momento de entrenador? sí

Opinión de Pedro Morata en el momento de dudas por el que atraviesa el Valencia con Marcelino al frente. Es hora de 'mojarse'

Marcelino da una indicación en Paterna. /

El Valencia casi no pierde, justifican las fuentes oficialistas. Es verdad. Pero el Valencia casi no gana. Y la cuestión es que el Valencia es un equipo que debe ganar siempre, más que perder y empatar. No soy yo sospechoso de hacer castillitos en el aire. Más bien soy 'Don Cicuta' con las ilusiones indebidas o irresponsables. Soy más de pinchar globitos llenos de humo que de hincharlos de aire de colorines.

Pero el Valencia actual no necesita maquillajes de positivismo artificiales. Tampoco dramas, ni arañazos en la cara. Y desde luego no necesita arribistas ventajistas que sólo quieren a ¿su? Valencia cuando gana. Y que sólo besan a su entrenador en la victoria. Pero son incapaces de reconocer la valía del entrenador cuando no se gana, aunque no se estén haciendo cosas extravagantes desde su banquillo.

Es por ello que hemos tenido casos aquí de entrenadores que, heridos en su orgullo por críticas irrespetuosas a la mínima que se ha torcido un poco el barco, cuando antes con viento en popa sólo le pasaban la mano por el lomo y como consecuencia de esa 'confianza', cuando han tenido oportunidad el dolor de esa crítica frívola como la púa del erizo en el talón del pie ha hecho que den portazo y se vayan.

Dicho lo anterior, es momento de entrenador. El Valencia necesita que se note "más" la mano de Marcelino, como se notó y mucho la temporada pasada. Es por ello que Marcelino tiene el respeto del valencianismo y, con 12 partidos y 1 victoria, no hay fuegos articiales en la ciudad.

Es por la temporada pasada que ha aumentado su prestigio y por ello ha renovado. Porque es bueno. Y si lo es, ahora tiene que demostrarlo también. Los grandes entrenadores son los que consiguen un plus de sus equipos y de sus jugadores. Y Marcelino tiene que volver a hacerlo ahora.

Yo lo digo desde la confianza y el apoyo a un Marcelino que ha reconocido en varias entrevistas que ha crecido como entrenador por las experiencias vividas. Aquí ya no ha tragado por cosas, que por ejemplo tragó en Sevilla. Y ahora tiene que experimentar para crecer de nuevo. Quizá explorando otras ideas tácticas, temporales o no, o atreviéndose a zarandear para espabilar a titularísimos desde picarle su orgullo con el banquillo y no desde reincidir en la titularidad. No seré yo quien le diga a Marcelino la alineación, aunque de fútbol y medicina todo el mundo opina.

Introduzco que alguno de los cambios que todos tienen en la cabeza, como Soler por el centro, a mí no me genera la seguridad de que vaya a arreglar el problema. Pero me genera la expectativa de comprobar si podría arreglarlo junto a Coquelin, por ejemplo, mientras Parejo y Kondogbia se resetean.

Paco López tenía un problema de solidez defensiva en el medio campo, tras la venta de Jefferson Lerma, y cambió su sistema para hacer más compacto al Levante. Es verdad que ese es un problema más fácil de resolver que el de hacer que los delanteros la metan cuando tienen la ocasión. Y es difícil generarle la confianza a la plantilla actual del Valencia, al parecer débil mentalmente y que se empequeñece con poco daño que le haga el rival.

Pero también es difícil hacerle creer al Levante que puede ganar desde el ataque y no desde colgarse del larguero. No hago comparaciones oportunistas, porque también me queda a mí ver a Paco López cuando se empine el camino con derrotas. Cuando las no victorias o derrotas te asfixian es cuando se pone a prueba la frialdad de mente del entrenador.

También es el momento de los jugadores por los que se pagan 40+17 millones (Guedes), de los jugadores de 3 millones de euros netos de salario anual (Rodrigo, y Kondogbia) y de los que los quieren cobrar (Parejo). Los jugadores buenos se tienen y se pagan como tales para que aparezcan en estos momentos. No digo que no lo valgan o lo merezcan. Lo que quiero es que se lo ganen cuando toca. Y ahora toca.

PD: Estimado aficionado, usted que tanto exige y que pide un plus a los jugadores y entrenador en la derrota o en el empate, pregúntese si usted podría poner también un plus, además de pagar el pase, ir al estadio y no pitar. Se trata del equipo de su corazón. Quiéralo ahora que lo necesita. Siendo cuartos es fácil aplaudirlo.

Como periodista, yo también me pregunto si puedo dar un plus, aunque no es mi obligación. Pero si al Valencia le va bien, a mí y a nosotros nos irá mejor también. Mi plus es este artículo para tratar de ayudar en vez de rajar sin misericordia, que es lo fácil. El artículo es irrelevante, pero 'tota pedra fa paret'.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?