Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Valdecilla y los pulmones de Celestino

Las muestras de tejido que conserva el hospital cántabro revelan el origen laboral de su muerte

Maquinaria utilizada en las operaciones de transplante de pulmón. /

La historia se conocía esta semana. La familia de Celestino Tolosa, un trabajador trasplantado en 2006 por una enfermedad obstructiva crónica, fallecido  en 2008 por un episodio de rechazo, ha conseguido que el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco reconozca en una sentencia el origen laboral de su enfermedad, lo  que supone el correspondiente incremento de las pensiones que percibía su viuda. Al conocerse la sentencia, la familia de Celestino contó que, a petición del fallecido, "sus pulmones habían quedado custodiados en el hospital cántabro de Valdecilla". En Hoy por Hoy Cantabria hemos hablado con Sonía Fernández Rozas, neumóloga del centro médico, que atendió al trabajador de Irún.

La doctora Fernández Rozas nos ha explicado que "esto no ha sido exactamente así". "No es que se hayan congelado los pulmones de Celestino porque él lo dejara dicho, si no que se conservan muestras de tejido como se hace con todos los pacientes que son atendidos en un transplante", ha explicado la neumóloga.

La resolución del TSJPV, recién conocida,  revoca  una resolución previa del Juzgado de lo Social número 2 de San Sebastián, que fue recurrida por la esposa del operario quien, entre los años 1973 y 1999, trabajó como calderero en las plantas de Irun y Beasain de la empresa guipuzcoana Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) donde el amianto "era utilizado para el montaje o la fabricación de vagones", de modo que "el trabajador estuvo expuesto a este material".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?