Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 20 de Septiembre de 2019

Otras localidades

La Plaza Mayor de Madrid

Todas las ciudades nacen contando entre sus edificios algunos espacios que son siempre comunes: una iglesia, un convento y la plaza del mercado

En muchas ocasiones, esta plaza del mercado acaba convirtiéndose en Plaza Mayor al ser el centro de reunión de los vecinos. En el caso de Madrid tenemos que viajar al reinado de Felipe II cuando en la década de 1560 elegida la villa como capital del Imperio español se elige la antigua plaza del Arrabal para desempeñar la función de Plaza Mayor. En ella se desarrollarán todo tipo de actividades que tendrán como eje común el ensalzamiento de la fe religiosa, el divertimento de los vecinos y el hacer justicia. De esta forma vamos a encontrar procesiones, corridas de toro, momentos lúdicos con juegos de cañas y ajusticiamientos o los llamativos autos de fe en donde se juzgaba a decenas de personas. Realmente la Inquisición nunca quemó a nadie en la Plaza Mayor de Madrid, este tipo de ejecuciones se hacían en el extrarradio de la ciudad, pero sí se realizaba la lectura de cargos y la comunicación de la sentencia al acusado. Existe un cuadro de Francisco Ricci hoy en el Museo del Prado en donde se nos presenta con todo lujo de detalles el auto de fe del año 1683. En él, bajo el reinado de Carlos II, a quien vemos en uno de los palcos centrales de la plaza Mayor, decenas de acusados de herejía desfilan con sus capirotes o marcados con una cruz antes de ser liberados o, en el peor de los casos, ser mandados al cadalso.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?