Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

Lo que el Ayuntamiento no cuenta del rescate del servicio de basuras

Recuperar la gestión pública del servicio implicará subir el recibo del agua y de la recogida de basuras

El Ayuntamiento de Torrelavega se prepara para aprobar, en el pleno convocado para la tarde de este martes, la remunicipalización del servicio de basuras y recogida de residuos mediante la integración de los trabajadores y los medios de la actual concesionaria, Geaser, en la empresa pública Aguator.

Una operación que puede traer una consecuencia nada apetecible para los contribuyentes en forma de subida de impuestos.

La solución cuenta con el respaldo público de todos los partidos presentes en el Ayuntamiento pero técnicos municipales, representantes sindicales e incluso, fuera de micrófono, responsables políticos de diferentes partidos reconocen tener numerosas reticencias y la certeza de que la operación conllevará la subida del recibo del agua y basuras a corto o medio plazo.

Aunque en la comisión que ha estudiado los pasos a seguir se ha planteado reiteradamente un supuesto ahorro de 150.000 euros anuales, la realidad es que el servicio que actualmente cuesta a los torrelaveguenses 1.360.000 euros está previsto que pase a tener un coste anual de 1.620.000, inversiones y financiación incluida, es decir 260.000 euros más durante el primer año.

Pero es que, además, aun cuando se mantuviesen las condiciones actuales y la remunicipalización se hiciese sin nuevas inversiones y su correspondiente financiación el coste sería de 1.220.000 euros, 140.000 euros menos que solo se sostendrían en condiciones ideales.

De hecho, la práctica totalidad de las voces discrepantes aventuran que las mejoras laborales que reclamará la nueva plantilla resultante de la integración y unas previsiones realistas de absentismo laboral diluirían ese supuesto ahorro hasta el punto de cambiar el signo de favorable a desfavorable.

A esa problemática habrá que sumar también una pérdida inmediata de flexibilidad laboral, que dificultará nuevas contrataciones o cobertura de bajas, y ausencias en un servicio tan sensible como la recogida de basuras. Estos aspectos, entre otros, estarían detrás de la decisión de la jefa de sección de recursos humanos del ayuntamiento de votar en contra de la operación.

A tenor de estos datos y de un análisis más pormenorizado de todo el proceso, todas las fuentes coinciden en que ante la imposibilidad legal de que una empresa pública funcione con pérdidas y la certeza de que el servicio va costar más de lo que está presupuestado actualmente, la única solución para hacer viable la remunicipalización será la subida del recibo aunque no de forma inmediata y más con unas elecciones a las puertas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?