Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 21 de Agosto de 2019

Otras localidades

Blanca Fernández y Roberto Alaiz no se rinden

Los atletas leoneses viven la otra cara del deporte, la de la soledad de las lesiones. Vallecas, en su punto de mira como primer paso

Fernández y Alaiz compartieron en Radio León la otra cara del deportistas de alto nivel /

¿Qué ocurre cuando el reloj se detiene, cuando las pistas se apagan y cuando la competición se aleja? Blanca Fernández y Roberto Alaiz son dos de los mejores deportistas leoneses de los últimos tiempos que se encuentran apartados de su actividad por sendas lesiones, más grave en el caso de Alaiz, que va a camino del tercer año en el dique seco. Fernández no ha podido comenzar la temporada a causa de una lesión en el tendón rotuliano producida hace casi cuatro meses.

A bote pronto confiesan: "el deporte de elite no es deporte salud. Alguna vez se te pasa por la cabeza mandarlo todo a la mierda. Vivimos en una burbuja y se vive muy bien. Si estas lesionado, ganas 1000 euros en todo el año. Ahora todo son pérdidas". Sin embargo, sus ojos brillan cuando sueñan en voz alta: "Tokyo 2020".

Los estudios, los viajes o Pilates endulzan la amargura dentro una situación desconocida en sus carreras y que se alarga en demasía para Alaiz, quinto de Europa en 2015 cuando se le venía encima la pesadilla que le llevó tres veces al quirófano para ser intervenido de ambos tendones de Aquiles. Los intentos de reaparición han sido tan frecuentes como baldíos hasta la fecha. "Siempre creo que es la definitiva, lo veo a corto plazo cada vez que me opero. Llevo cinco meses desde la última y era la más fácil de recuperar y corro un día sí y otro no. La gente evoluciona de una manera diferente. Ahora veo que puedo hacer 10 kilómetros seguidos y con una máquina especial puedo hacer series", declaró Alaiz en una entrevista especial en Radio León.

A su lado Blanca no oculta su admiración. "en la situación de Rober yo habría dejado el atletismo". Cuenta sin disimulo que fue una errónea elección del calzado de competición la que aceleró su lesión de rodilla cuando empezaba su andadura como obstaculista. Su "nueva" permite conocer la realidad: "ahora dejas de entrenar tres horas por la mañana y por la tarde. Normalmente tienes más tiempo libre y es cuando te planteas qué hacer con tu vida. Empiezas a añadir cosas a tu vida que sí se parecen a la de una persona normal. Yo me he planteado trabajar". La San Silvestre Vallecana, objetivo mutuo, figura en el su calendario para romper el mal fario y mirar al 2019 con optimismo, siempre con el reto olímpico en el horizonte.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?