Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

La Cimeira que supo a poco para la Eurorregión Galicia-Norte de Portugal

El Eixo Atlántico echa de menos la salida sur o el Centro de Coordinación de Emergencias

Antonio Costa saluda a Pedro Sánchez en el arranque de la Cumbre / ()

Había muchas expectativas puestas en la Cimeira Hispano-Lusa de Valladolid. Sobre todo porque, en los trabajos previos, habían estado encima de la mesa cuestiones fundamentales y estratégicas como la salida sur ferroviaria de Vigo, el Corredor Atlántico, el Centro de Coordinación de Emergencias para combatir los incendios o la modificación del Tratado de Valencia. Aspectos que se quedaron en el tintero y que no fueron abordados o, por lo menos plasmados en el acuerdo final de la Cimeira. En el capítulo de infraestructuras (página 11) se recoge en el punto 59 que “se saluda la entrada en funcionamiento de las obras de ampliación del tramo Conexión de Cangas-Conexión de Teis (AP-9) que incluye el puente de Rande. En esa misma página 11 en el punto 61 se recoge la felicitación conjunta por "el franco desarrollo de las obras de modernización y electrificación del tramo Tui (frontera) /Guillarei”. Con respecto a la lucha contra los incendios queda en el cajón la idea del Centro de Coordinación de Emergencias que pedía la RIET (Red Ibérica de Entidades Transfronterizas). El tecto se limita a recoger que “los dos países han puesto de relieve la necesidad de intensificar los contactos y compartir actuaciones conjuntas tomando en consideración la próxima Estrategia de Prevención de Incendios Forestales".

Desde el Eixo Atlántico no puede ocultar su decepción, en primer lugar, porque fuese una cumbre exprés y, en segundo lugar, porque estos asuntos no estuviesen encima de la mesa. Critican a la Xunta de Galicia por quedarse en fuera de juego y esperan que el Gobierno Central avance en la cooperación con Portugal. Lo aseguraba en Hoy por Hoy Vigo el secretario xeral del Eixo Atlántico, Xoán Vázquez Mao.

Dentro del capítulo de infraestructuras la única buena nueva se conocía desde hace dos semanas cuando ADIF, a través de su presidenta Isabel Pardo de Vera, daba el visto bueno a sacar adelante el primer proyecto de electrificación del tramo Tui-Guillarei y la mejora de las subestaciones de Sela, Guillarei y Tui. Una buena nueva por la que se felicitaba el alcalde de Tui, Carlos Vázquez Padín. Un aspecto importante el tener la parada en la Eurociudad Valença-Tui (seguramente en Valença) que permitirá a los vecinos del Baixo Miño conectarse con el norte de Galicia y con Portugal en tiempos competitivos. Un paso importante también caso de que se confirme la llegada de Arriva para operar y ser competencia de Renfe en el tramo A Coruña-Porto.

De lo que no estaba tan contento el alcalde de Tui es del nuevo olvido del histórico Puente Internacional del Miño. En la Cimeira del pasado año en Vila Real, se recogía en el punto 19 del acuerdo final que, en breve, se firmaría “un Convenio para la rehabilitación del Puente Internacional Viario-Ferroviario sobre el Río Miño, entre Valença do Minho y Tui”. Un acuerdo que se quedó en nada porque el Gobierno de Mariano Rajoy no movió ficha y ese proyecto relevante no se llevó a cabo. Con el cambio de gobierno en Madrid, demasiado tiempo para hacerlo no tuvieron, pero si había la esperanza de que se volviese a incluir a en el texto final de la Cimeira para reactivar el proyecto. Pues ha vuelto al cajón con el consiguiente cabreo del alcalde tudense. Asegura Vázquez Padín que lleva tres años pidiendo a Interior que mejoren la histórica garita destrozada por un accidente de tráfico y que está tapada con una lona. La primera medida que tomará será quitarla.

Y ahora que Arriva está esperando el fallo de Competencia para empezar a operar en el Vigo-Porto, y ahora que se avanza, sobre todo en el lado portugués, en la modernización de la vía férrea, desde la CGT Ferroviaria se ha remitido una carta a la dirección de RENFE pidiendo urgentes mejoras en el tren Celta. Porque mientras se espera a que opera el Alfa Pendular, que pasarán años, el Siglo XXI sigue sin llegar a la conexión entre Vigo y Porto. Y es que el tren que conecta las dos ciudades más pobladas de todo el Noreste Peninsular (recorrido internacional) sigue siendo una maquinaria de los años 80 que dista mucho de las comodidades necesarias para hacer un viaje en el 2018. Ya no es solamente una cuestión de tiempo (el tren no puede correr) sino de no tener ni wifi, ni enchufes o televisión. Pero es que además no tiene cosas básicas como mesas plegables, climatización o ni siquiera está insonorizado. Francisco Sánchez recuerda que Arriva pondrá maquinaria moderna y RENFE tiene que prepararse y no puede competir con el Tren Celta.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?