Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 22 de Enero de 2020

Otras localidades

6.262km para ver a su Real

Faris Al Hathloul viajó desde Riad a París y de la capital gala hasta San Sebastián para disfrutar del Real Sociedad - Celta del lunes

Cuando ya nadie quedaba en el estadio, Faris Al Hathloul quiso inmortalizar su vuelta a Anoeta. /

El fútbol no entiende de colores. Pero sobre todo no entiende de distancias. La Real es capaz de movilizar a más de 5.000 personas en Manchester, de pintar Salzburgo de txuri-urdin y de mover lunes sí y lunes también a hinchas de la provincia que hacen desplazamientos de 1 hora para ver a su equipo. Y sí, la fuerza del sentimiento realista es tal que hay gente que recorre más de 6.000km para ver a su pasión, a su Real Sociedad.

Os presentamos a Faris Al Hathloul, un saudí de 24 años que por segunda vez ha disfrutado de un partido de la Real en Anoeta. Ahorrando durante un año y medio para visitar San Sebastián, el bueno de Faris recolectó el dinero necesario para cumplir uno de sus sueños, marcar un gol en el Nuevo Anoeta. “No ha sido fácil reunir el dinero, el viaje es largo y costoso. He terminado mis estudios de diseño gráfico y ahora estoy de prácticas en una empresa de Riad, lo que ganaba, lo guardaba para el viaje”, contaba.

La Real es mi pasión, estoy muy lejos, pero lo siento como si fuese mía. Tengo que agradecer al club su amabilidad, a los jugadores su cercanía y a toda la gente de Donosti por el cariño que me han dado estos días”, reconocía Faris. Y lo cierto es que la Real también es grande por detalles pequeños como este. El joven pudo disfrutar del entrenamiento a puerta cerrada del sábado como un integrante del club más. Se pudo fotografiar con Aperribay, con Garitano, y con todos los jugadores sobre el césped. “Fue una sensación única, me sorprendió que en vez de yo hacerles preguntas, fuesen ellos quienes querían conocer mi historia”, reía.

Y es que su historia también tiene miga. Su pasión por la Real nace en el año 2002, en plena lucha por el título de Liga. Recuerda que fue en ese año cuando empezó a ver la liga española. Por aquel entonces, le encantaba Fernando Morientes. “El Moro me encantaba como jugador, más incluso que Raúl o Saviola en el Barça. Pero Ronaldo Nazario lo desplazó al banquillo y empecé a odiar al Madrid”. ¿Qué otro equipo de la liga despuntaba entonces? Su Real. Se enganchó tanto a la dupla Nihat-Kovacevic que el sentimiento real ya no le podría abandonar jamás.

Su estancia en la ciudad, con txapela e ikurriña cosida a la misma, no ha pasado desapercibida. “He visitado de todo. Tengo que agradecer a Alan y a integrantes de la peña Maite Taldea toda su ayuda. He ido a ver al Sanse y sufrí su realada, visité Hondarribia, Biarritz y me duele la tripa de comer tanto pintxo de txaka con langostino, pero todo ha merecido la pena”, decía. Quiso también romper un tópico a nuestro favor “Dicen que la gente vasca es borde, pero se equivocan. Me he sentido como un vasco más, no puedo agradecer todo el cariño que me han dado estos días. ¡Incluso me han parado por la calle para hacernos fotos, a mí! San Sebastián es maravillosa y quiero volver cada año para ver a mis amigos y a mi Real”.

En la previa del partido quiso dejar también su porra. “Ganaremos 2-1, pero meterá Aspas, siempre nos mete Aspas”. No acertó el goleador, pero anduvo fino en el resultado. La primera victoria en el nuevo Anoeta no podía llegar de otra forma que con un encantador saudí animando desde las gradas. Te esperamos pronto, amigo. See you soon!

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?