Últimas noticias Hemeroteca

Vuelta al pasado

Ayer dio comienzo una larga etapa de elecciones que nos tendrá ocupados gran parte del próximo año. Y lo hizo con un enorme estruendo, nada menos que el fin de la hegemonía socialista en Andalucía que se había convertido en una costumbre y, lo que es más grave, la aparición en tropel de la extrema derecha franquista. Para los que hemos vivido en una sociedad sin libertades, machista, xenófoba y represora, los que luchamos por acabar con eso y crear una sociedad libre y democrática, al conocer los resultados electorales no hemos podido evitar un escalofrío. Pensar que 400.000 andaluces, 35.000 en Córdoba, han elegido una opción política de ese tipo, produce una profunda preocupación. Escuchar vivas a la policía y al ejército asusta por los recuerdos que nos trae. Porque esta gente no va de diálogo, va de fuerza y violencia, aceptan el sistema electoral porque no tienen más remedio pero cuando consiguen el poder, se quitan la careta. Nos lo dice la historia, Hitler llegó al poder a través de las urnas.

Pero asusta aún más la inconsciencia de las fuerzas políticas de la derecha, PP y Ciudadanos. Están dispuestos a recibir los votos de los extremistas para echar a los socialistas. De hecho el candidato del PP, se veía ya de Presidente, pese a sacar el peor resultado de la historia, perdió 300.000 votos y siete parlamentarios. Esto no va de alianzas entre demócratas, va de pactar con una fuerza antisistema, por más que Casado haya acercado su discurso a los extremistas.

Y la izquierda tiene que sacar conclusiones y poner remedio para evitar que esto se repita en las confrontaciones electorales que se avecinan

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?