Últimas noticias Hemeroteca

Hasta 200.000 euros de multa por arrancar musgo

Poner el belén con elementos naturales nos puede salir muy caro

Para algunos, decorar su casa en Navidad consiste en salir a la naturaleza y destrozarla. En el monte cortan un pino o un abeto, cuanto más frondoso mejor, para llenarlo de luces. Después arrancan musgo del suelo, mucha cantidad, que así queda mejor el belén. Y no se pueden ir uno a casa sin su ramillete de muérdago o las ramitas de acebo. Estas prácticas son más habituales de lo que creemos y nos pueden salir muy caras. El bosque "está protegido desde el reglamento de montes del año 1962, un reglamento que contempla como una infracción grave el cortar o arrancar el musgo de los montes", asegura Agustín Bocos, abogado experto en derecho ambiental.

El musgo es algo así como los cimientos de un bosque. Es una capa que absorbe el agua y la dosifica, evita la erosión del suelo, captura el nitrógeno del aire para que las raíces lo asimilen o sirve de abrigo para microorganismos que hacen fértil el suelo, entre otras funciones. "Ahora mismo, cualquier caradura que salga al bosque a coger musgo, mejor que no se encuentre con el Seprona porque le puede salir muy caro", advierte el biólogo José Antonio Quirce.

El reglamento de montes "prevé sanciones que van desde los 1.000 hasta los 100.000 euros por cortar elementos naturales protegidos en un bosque y hasta 200.000 euros si se trata de una zona protegida (como por ejemplo Picos de Europa)",  sentencia el abogado Agustín Bocos.

Existen alternativas de plástico a la hora de poner la decoración navideña en las grandes superficies y si preferimos elementos naturales es necesario acudir a los viveros autorizados.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?