Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Sin delantera es muy difícil

La nula aportación de sus arietes y el buen partido del portero del Elche impiden al Sporting llevarse algo más que un punto del Martínez Valero

El Sporting sigue invicto desde la llegada de José Alberto López al banquillo. Suma dos victorias en Liga y dos empates, uno en Copa y otro este domingo en Elche. El técnico está haciendo méritos pero no puede obrar milagros. En Elche el equipo hizo méritos para ganar, pero es imposible hacerlo cuando no marcas. Y daba la impresión de que aunque el partido durara cuatro días, el Sporting no marcaría. Generó ocasiones, pero se encontró con la extraordinaria actuación del portero Francis y, lo que es más preocupante, la nefasta aportación ofensiva de sus delanteros. Justo el día en el que se estrenaba la tercera equipación, en la que se homenajeaba a Quini, el hombre-gol de la historia del Sporting, los delanteros actuales volvieron a quedar en evidencia.

El rendimiento de Djurdjevic y Blackman, después de 17 jornadas, es injustificable. Un gol entre ambos, el marcado por el serbio ante el Tenerife, que no puede solapar su prácticamente nula aportación al equipo. Blackman ha tenido muchos menos minutos pero también está resultando una decepción: en Elche desperdició un penalti, lanzado de forma calamitosa. Para fortuna del Sporting, el equipo local tampoco aprovechó la pena máxima de la que dispuso.

Este Sporting sigue siendo un equipo de intenciones plausibles. Genera fútbol y ocasiones. Es un equipo valiente y que propone. En Elche no fue menos. Cristian Salvador y Nacho Méndez han ganado la partida a los experimentos y con su presencia el centro del campo del Sporting gana en personalidad y criterio. Cometen errores (en el Martínez Valero especialmente el primero, tendente a cometer faltas peligrosas y, en algunos casos, evitables) pero al menos tienen personalidad en el campo y no juegan sometidos a sus rivales. Esas fueron las dos novedades en el once con respecto a la jornada anterior. Cofie, otra de las apuestas veraniegas del todopoderoso Miguel Torrecilla, no estuvo ni entre los dieciocho elegidos para la convocatoria. Ir al mercado buscando rendimiento inmediato, ya lo saben.

Jugó bien el Sporting en la primera mitad, mejor que su rival, pero se encontró con Francis, el guardameta por el que ha apostado con éxito Pacheta para frenar los problemas de su equipo en la portería. Que se lo digan a Carmona o Nacho Méndez, a los que les abortó dos claras ocasiones. Lo mismo sucedió nada más comenzar la segunda parte, con una parada extraordinaria a un remate de cabeza de Cristian Salvador desde muy cerca de la línea de gol.

A partir de ese momento el partido se equilibró. Tuvo fases de dominio el Elche y alguna llegada más. El choque era parejo y se equilibró también en decisiones arbitrales y oportunidades perdidas. No es normal que, en cinco minutos, dos equipos de Segunda fallen un penalti cada uno. El del Sporting lo marró Blackman, que fue quien ganó la disputa (no poco evidente) por decidir quién lo botaba. Djurdjevic lo quería para él, pero Carmona medió y finalmente el elegido fue el británico, que era quien lo había provocado. No estaba claro cuál de las apuestas daba más miedo, pero la de Blackman fue nefasta: lo tiró flojo, raso y directamente fuera.

El alivio llegó cuando el Elche falló su penalti, cuatro minutos después. El árbitro entendió que el derribo de Cordero al jugador del Elche acabó dentro del área y señaló la pena máxima. Benja lo estrelló en el palo y Nino llegó al rechace, pero lo sacó Diego Mariño, que protegió puerta como pudo con la rodilla hincada. El portero es probablemente uno de los jugadores que más puntos le ha dado al Sporting en varias décadas.

El Sporting se vuelve de Elche con un punto, que no es malo, aunque con el sinsabor de que mereció la victoria en bastantes fases del partido. Con trabajo para José Alberto López, que aunque ha cambiado radicalmente este equipo, todavía tiene mucha labor. Y con la honda preocupación sobre el rendimiento de los dos fichajes de Torrecilla para el ataque. Sin delanteros que aporten, a ningún equipo le salen las cosas. Y los delanteros del Sporting, es evidente, no aportan. Y no vale lo de que esto acaba de empezar, porque no es verdad. ¿Lo corregirá Torrecilla en el mercado de invierno? Crucen los dedos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?