Últimas noticias Hemeroteca

Cuando las guerras dejaron de ser películas y se convirtieron en series

¿Cómo podemos resolver los conflicos bélicos si las nuevas guerras no se parecen en nada las que conocíamos?

Si las guerras del siglo XXI son algo muy diferente de la idea que teníamos hasta ahora, ¿cómo podemos resolverlas? Esta cuestión ha centrado la primera de las ponencias de este sábado en el Foro 'Ciudades Sitiadas. Las guerras del siglo XXI', organizado por la Cadena SER en Cartagena.

Con el título de "Guerra y Paz. Claves para cicatrizar las heridas de los conflictos bélicos" ha estado moderada por Bernardino León, director general de la Emirates Diplomatic Academy en Abu Dhabi. El diplomático español ha ahondado precisamente en el cambio del modelo bélico: "Ya no son los estados los que declaran las guerras. Hemos pasado de una concepción cinematográfica de la guerra a las series: se va desarrollando de una temporada a otra sin acabarse".

Sami Naïr, Susana Malcorra y José Manuel García Margallo / Cadena SER

Los conflictos en el norte del Mediterráneo, en el Sahel o en Oriente Medio son puntos calientes para estos nuevos conflictos, donde entra en juego la creciente influencia de Rusia o China y asistimos al repliegue de Estados Unidos. "El repliegue estratégico ha provocado un giro y su precedente está en los años previos a la Segunda Guerra Mundial", ha dicho el intelectual francés Sami Naïr.

Pero Naïr apuntaba también a otro tipo de conflictos, como el de la crisis de los refugiados: "El modelo de acogida a los emigrantes ha fracasado: no podemos abrirles la puerta, pero tampoco cerrársela".

En este mundo, muchas veces el papel de los Estados se ha visto desbordado y los organismos internacionales no siempre han dado una respuesta adecuada. Los casos de Libia, Afganistán o Irak han pasado por esta ponencia. "El modelo del Consejo de Seguridad de la ONU no refleja la realidad de hoy y así se hace muy difícil. Son los miembros permanentes los que se resisten a reformarlo", según Susana Malcorra, exministra de Exteriores de Argentina.

El que fuera ministro de Exteriores, y por lo tanto jefe de la diplomacia española, José Manuel García Margallo, admitía que la complejidad del actual sistema global hace muy difícil las soluciones por la vía de la mediación o la negociación: "La diplomacia tiene que hacer cosas distintas a las que ha hecho hasta ahora porque el mundo es diferente".

El papel de Europa y su desafío político

Los peligros para este sistema son las amenazas que llegan para cuestionar la democracia, según García Margallo: "Estamos en un orden post-occidental en el que que se cuestionan los sistemas democráticos por un orden iliberal. Y eso no me gusta". Para el exministro español "Europa tiene que jugar un papel fundamental".

En una línea parecida se expresaba Sami Naïr, que miraba hacia la frontera sur del Mediterráneo: "Tenemos que cambiar nuestra mirada sobre los pueblos del Sur". El otro reto, según Naïr, es la identidad europea: "Tenemos el reto de decidir si somos o no somos capaces de construir una Europa política y darle una cabeza política".

"Es fundamental que Europa resuelva sus problemas internos para recuperar el liderazgo", apuntaba también Susana Malcorra.

Cadena SER

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?