Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 18 de Noviembre de 2019

Otras localidades

De una iglesia al servicio de los pobres a un iglesia turística hotelera

Cerca de 300 personan denuncian ante la catedral del Buen Pastor el rumbo que está tomando la Diócesis guipuzcoana y las decisiones autoritarias del Obispo Munilla

Imagen de la concentración ante la catedral del Buen Pastor /

El colectivo " No a espaldas de la Diócesis - Elizbarrutiarekin batera" se ha concentrado hoy sábado frente a la catedral del Buen Pastor, movidos por la preocupación y el futuro de la Diócesis de Gipuzkoa.

Tras unos carteles en los que se podía leer " Por una iglesia al servicio de los pobres, no a una iglesia turística hotelera" , los convocantes han querido poner de manifiesto la actuación autoritaria del Obispado, que ha dejado hace mucho, dicen, sin eficacia real al Consejo Presbiteral Diocesano y al Consejo Pastoral Diocesano .

En un comunicado , leído por dos portavoces del colectivo en euskera y castellano, han explicado que lo que más les preocupa es el cambio de rumbo que, dicen, se está dando en cuestiones como es el del patrimonio diocesano. Denuncian que se han enterado por los medios de comunicación que el obispado transformará en apartotel el edificio que ha sido hasta ahora la sede de la curia diocesana desde la que se promovía la acción pastoral más importante de la diócesis, para crear 26 apartamentos con licencia de hotel. Al parecer, también está previsto algo similar con el edificio de la calle Urdaneta 10, actual residencia del Obispo y de algunos sacerdotes jubilados. Continúan diciendo que han podido saber que la parroquia de Todos los Santos ubicada en Intxaurrondo (Donostia) será destruida para construir una Residencia para mayores, no pública sino privada, para lo que el Obispado cuenta con un inversor: el edificio de la residencia tendrá 6 plantas y un parking de 4 pisos. De igual modo es motivo de preocupación la supresión arbitraria de algunas parroquias.

 Todo ello, continua el manifiesto, está ocurriendo en una diócesis donde todas las noches duermen a la intemperie casi 150 personas y a donde están llegando continuamente migrantes devueltos por Francia por la frontera de Irún. Cuando en otras diócesis comienzan a promover “pisos sociales” para “los sin techo” escuchando las repetidas llamadas del papa Francisco, nuestra diócesis se embarca en el negocio hotelero aprovechando el “boom” turístico de la ciudad de San Sebastián.

 Podemos pensar de manera diferente y promover estilos pastorales distintos, pero lo que no podemos es ir en contra del Evangelio de manera tan manifiesta. En nuestras comunidades los cristianos, mujeres y hombres, están hablando estos días de un escándalo de la Iglesia, difícil de entender.

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?