Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 08 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Nunca llovió que no escampara

El Sporting de José Alberto continúa imparable, le gana al Mallorca y prosigue su escalada con un fútbol ambicioso y bonito de ver

Los rojiblancos celebran el gol de Blackman. /

La paciencia, dicen, es la madre de la ciencia. En el Sporting el refrán se ha hecho realidad. Hubo que esperar, y mucho (demasiado, porque el que espera mucho también desespera), pero la espera mereció la pena. Este equipo es otro equipo, sigue creciendo, evolucionando y escalando progresivamente en la tabla. Ha cambiado radicalmente de filosofía, no va de farol y cuando dice que sale a ganar, sale de verdad a ganar. Ante el Mallorca volvió a funcionar, el Sporting fue un recital ofensivo desde el primer minuto y si hay que anotar algo en su debe fue la falta de puntería. No haber matado el partido le llevó a sufrir hasta el final, pero ese sufrimiento no es nada comparado con el padecimiento de los seguidores de El Molinón hasta hace un mes. La victoria ante un buen equipo como el Mallorca, aunque superado y gris en el partido, ratifica el cambio de dinámica y también la cantidad de tiempo perdido esta temporada.

También hubo que tener paciencia, mucha, para que los delanteros del Sporting empezaran a aportar. En un claro mensaje ambicioso, José Alberto López les dio la oportunidad de inicio a Djurdjevic y Blackman. El serbio, pese a no marcar, hizo su mejor partido en Gijón, con grandes detalles de calidad y entrega. De esto último puso en la jugada del gol, en la que un robo suyo a un defensa del Mallorca le sirvió el gol al británico, que por fin ha roto su sequía. Todavía tendrán que remar mucho para justificar sus fichajes, pero al menos empiezan a sumar puntos.

En la primera parte muy poco se le pudo reprochar al Sporting. Puso fútbol, dominio, control y llegadas. Solo le faltó generar más ocasiones y definir. Tuvo alguna clara, como la falta que (a pesar del mal saque de Carmona) acabó estrellándose en el palo, o la acción en la que Raíllo se anticipó a Blackman cuando el británico, con toda la portería para él, llegaba para empujar un balón despejado por el portero Manolo Reina en el primer palo.

Cincuenta y siete minutos le costó al Sporting marcar. El tanto de Blackman llegó precisamente cuando el Mallorca estaba más metido en el partido y merodeando el área de Mariño. A raíz del gol los bermellones apretaron y el Sporting pecó de recular demasiado. Sin embargo, a la contra tuvo oportunidades de sentenciar el partido. Traver tuvo el 0-2 en sus botas en un disparo repelido por el portero, a Blackman le anularon el segundo por un fuera de juego ajustadísimo, Nacho Méndez pudo marcar un tanto de bandera en un gran disparo desde fuera del área que obligó a Reina a meter el guante (aunque el árbitro no lo viera) y en la última acción del partido Álvaro Jiménez y Djurdjevic protagonizaron una acción digna de 'Vídeos de Primera': cuando el serbio tenía toda la portería para él, tras un contrataque perfecto espectacular de Traver de área a área, Jiménez llegó pasado de frenada y le arrolló. Se quedó en una anécdota, porque no hubo tiempo para más. El Sporting de José Alberto sigue sin perder. Ha sumado diez puntos de doce y está más vivo que nunca.

LaLiga.es

Diluvió durante casi toda la tarde sobre El Molinón. Pero al final del partido escampó. Para los sportinguistas quedó una noche preciosa. Quizás sea una metáfora de la temporada.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?