Últimas noticias Hemeroteca

ETA ataca las Casas del Pueblo, el corazón del PSE

'La Ventana de la memoria' recuerda el atentado en Nochebuena contra la casa del pueblo de Balmaseda

En la Nochebuena de 2007, a las nueve y ocho minutos de la noche, mientras el Rey pronunciaba su discurso navideño, ETA hacía estallar una bomba de cinco kilos de explosivos en la Casa del Pueblo de Balmaseda (Bizkaia) e indigestó la cena a catorce familias. Casi una hora antes, un comunicante, en nombre de ETA, había anunciado a SOS-Deiak la colocación de una bomba en "el bar del PSOE".

Once años después, 'La Ventana de la memoria' ha regresado a los números 16 y 18 de la calle Estación, y al número 20, la Casa del Pueblo, completamente remodelados. Los vecinos recuerdan cada 24 de diciembre lo ocurrido. Tuvieron que abandonar sus casas a tiempo de salvar la vida, no su ropa ni enseres. No pudieron regresar a ellas hasta pasados dos años. En algún caso, como el que cuenta Raúl Peña, un vecino afectado, el atentado le costó la hipertensión que ahora sufre. Isatxu Fernández, encargada de la Casa del Pueblo atacada, echó en falta momentos de solidaridad, incluso de olvido, de las instituciones.

cadena ser

La Casa del pueblo de Balmaseda fue solo una de un largo listado de sedes socialistas que sufrieron ataques terroristas por parte de ETA o la kale borroka, como las de Durango, Elgoibar, La Peña, Lazkao o Derio, entre otras. Sara Hidalgo, autora del libro 'Los resistentes. Relato socialista sobre la violencia de ETA (1984-2011)' recuerda en el programa algunos de los casos más dramáticos, como cuando el alcalde de Renteria, José María Gurrutxaga, fue apaleado en un ataque a la Casa del Pueblo de la localidad en las Navidades de 1983. O cuando el grupo Mendeku atacó con cócteles molotov la Casa del Pueblo de Portugalete en 1987 matando a Maite Torrano y Félix Peña.

Según Hidalgo, era una dinámica que se venía sufriendo desde los ochenta y se extendió con la socialización del sufrimiento. "Atacar las Casas del Pueblo era atacar la sede socialista, su corazón, su casa, era un objetivo muy simbólico contra esta cultura politica", explica. Como consecuencia de estos ataques, las sedes "se tuvieron que replegar, se convirtieron en sitios militarizados, casi escondidos. Podrian usarse como una metáfora de aquella Euskadi, un territorio próspero que escondía un drama".

La reflexión final del programa la firma la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia. "Quebrar vidas y Navidades es lo único que logró medio siglo de terror", asegura Mendia. "Le venció la dignidad de quienes nunca quisieron ser víctimas, pero resistieron, como esos militantes socialistas a los que quisieron expulsar de sus pueblos".

Para Mendia, "Euskadi tiene por delante muchos retos, pero nuestro mayor hecho diferencial es el de construir una convivencia plena". Según la líder de los socialistas vascos, esa tarea "solo la podremos hacer cuando todos asumamos que no hay excusa que explique una sola vida segada. Cuando consigamos que todos podamos verbalizar bien alto que el "nunca más" debe ir precedido al "nunca antes".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?