Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 22 de Octubre de 2019

Otras localidades

En libertad el hombre que agredió a su pareja con una barra de aluminio y la encerró durante trece horas

El agresor propinó una brutal paliza a su pareja en presencia de sus dos hijos y posteriormente la encerró en la habitación del domicilio familiar. La víctima logró escapar con los menores cuando el agresor fue al baño

La llamada de una amiga de la víctima alertó a la Policía de Madrid, que consiguió liberar a la mujer y detener a su agresor. Andrea, de 33 años, se había encerrado en el baño con sus dos hijos. / ATLAS

La titular del juzgado número 6 especializado en violencia sobre la mujer ha acordado la puesta en libertad con medidas cautelares de control judicial y orden de alejamiento para el hombre que el pasado día 30 apaleó a su esposa en el distrito madrileño de Usera.

Según informa el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), la jueza, en funciones de guardia, ha acordado, de conformidad con lo solicitado por el fiscal y la acusación particular, una orden de protección y alejamiento del supuesto agresor sobre su víctima. Además, ha ordenado la inmediata puesta de un dispositivo telemático de control, popularmente conocido como "pulsera de control", que ya lleva el detenido.

El TSJM ha recordado que esta calificación penal es provisional y podría variar según se vayan practicando las correspondientes diligencias de investigación en el marco de la instrucción judicial.

Los hechos ocurrieron en la madrugada del domingo 30, en torno a la una. El hombre, de 41 años, dio una brutal paliza a su pareja, de cuarenta y cinco, en el domicilio familiar en el distrito de Usera y en presencia de los hijos de ambos, de ocho y diez años. El agresor pegó con un palo de una escoba de aluminio a la mujer y una vez paralizada en el suelo, le dio patadas, puñetazos e incluso saltó de rodillas sobre ella. A continuación la encerró en una habitación del domicilio donde permaneció durante trece horas, siendo vigilada en todo momento por el agresor.

La víctima, explica la Policía Municipal, llevó el teléfono consigo a la habitación y pudo escribir a una amiga íntima, a la que envió un WhatsApp relatando la agresión y pidiéndole socorro porque estaba secuestrada. Fue la amiga la que avisó a la policía municipal, que inmediatamente acudió a la vivienda. Cuando la patrulla de la policía intentaba entrar al edificio, la mujer lograba escapar con sus dos hijos. La policía explica que la víctima aprovechó un momento en el que el agresor fue al baño para huir con los menores. Cuando los agentes entraban al edificio, la mujer corría escaleras abajo con los pequeños en un "tangible estado de shock", explica el portavoz de la policía municipal Fernando Rodríguez.

La mujer fue atendida inmediatamente por el SAMUR, que la trasladó al Doce de Octubre con lesiones graves. La policía detuvo al agresor en la vivienda. Cuando los agentes entraron, "el hombre no mostró ningún tipo de resistencia y estaba tranquilamente esperando", explica el portavoz. Los hijos, que no sufrieron ninguna agresión física, están al cuidado de un familiar materno.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?