Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 28 de Febrero de 2020

Otras localidades

El UCAM Murcia toca fondo en Zaragoza

Cuarta derrota consecutiva y ya iguala con la zona de descenso. Okoye sacó a los universitarios del partido desde el primer cuarto (31-14). Juárez sigue en la cuerda floja pero el foco apunta a hora a los jugadores

Se cumplieron los peores presagios en el UCAM Murcia. Una derrota en Zaragoza, ante el Tecnyconta, y de forma muy fea (88-68). Un desastre que tuvo varios nombres propios: Okoye, que firmó un partidazo y fue el ejecutor, Juárez, que podría ser destituido en cuestión de horas según reaccione José Luis Mendoza; y el propio vestuario universitario. Van ya tres partidos consecutivos con un nivel defensivo ínfimo, con una desidia evidente sobre la cancha y los focos, que apuntaban a Rudez o Booker, ampliándose al resto del equipo. El UCAM ha tocado fondo. Está igualado con la zona de descenso tras ganar el Estudiantes al Real Madrid.

Un desastre del UCAM ante el que poco puede hacer el técnico. No se trata de rotaciones, sino de pésimo rendimiento de todo el equipo. Falta de actitud. Booker salvó los números en esta ocasión (24 puntos), pero tampoco movió a sus compañeros. Perdió la escuadra universitaria de forma rotunda, pero llegó a ir cayendo por hasta 30 puntos (82-52) en el último cuarto. La mala imagen del UCAM mostrada en Zaragoza se une a la pésima inercia que arrastra de los partidos previos del Divina Seguros Joventut y el Movistar Estudiantes.

Okoye hizo un partidazo (29 puntos) y destrozó el partido desde el primer cuarto, que acabó 31-14. Una desventaja que se congeló hasta el descanso pero que se amplió en la segunda mitad. Tras el descanso continuó el goteo del Tecnyconta Zaragoza, de nuevo con Okoye al frente y el 60-35 acabó siendo maquillado al término del tercer cuarto (61-44). Los últimos diez minutos mostraron a un UCAM cuesta abajo y sin frenos. Alocén y Seibutis anotaban con un parcial 12-1 en los primeros compases del último período y la desventaja llegaba al 82-52, pese a que Booker anotaba con fluidez endulzando su propia estadística. En los últimos segundos el tanteo se redujo y se cerró el choque con el 88-68. Lo normal en estas situaciones es apuntar al técnico, Javier Juárez, pero la imagen en general es tan mala y la actitud tan preocupante que el foco apunta ahora a los jugadores.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?