Últimas noticias Hemeroteca

Osasuna asalta el playoff

Los rojillos se abonan a otra remontada para doblegar al Cádiz con goles de Rubén García y de Roberto Torres y ocupar por primera vez en toda la temporada puestos de promoción y acercarse a 3 puntos de ascenso directo

Osasuna celebrando el gol de la victoria /

Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente fueron espléndidos con Osasuna. La mayoría de los seguidores rojillos casi seguro que se quedaron cortos en la carta que escribieron a Melchos, Gaspar y Baltasar vistos generosos regalos que les trajeron. Quien más quien menos pidió la victoria ante el Cádiz, encima con un juego espectacular pero no sé si ninguno fue tan osado de pedir además que no ganara ninguno de sus rivales directos. Jornada redonda que sitúa a los rojillos por primera vez en toda la temporada en puestos de playoff y se coloca a solo 3 puntos del ascenso directo.

Osasuna volvió a demostrar a sus aficionados que este año no hay excusa que valga para no ir al Sadar. Ni el frío, ni que sea Día de Reyes, ni nada por el estilo. El que acude al Sadar disfruta. Y da igual que se empiece perdiendo, que remonta. Ante el Cádiz, el equipo más en forma de la categoría que llegaba a Pamplona tras sumar 8 victorias en las últimas 9 jornadas, Osasuna volvió a apelar a la remontada y esta vez no hizo falta siquiera esperar al tramo final del partido. El golazo de Álex Fernández para el Cádiz a los 19 minutos no inquietó a la parroquia rojilla que veía como en 2 zarpazos su equipo lo volvía a hacer. Primero tras una de las incontables recuperaciones de Oier que conectó con Juan Villar para dejada de tacón perfecta que se encargó de mandar al fondo de la red Rubén García para empatar. Y poco después Roberto Torres marcaba su sexto gol de la temporada, de nuevo con la pierna izquierda, a pase de Barja para que el Sadar se viniera abajo.

Sorprendió una alineación más Jagoba Arrasate a todos. En esta caso con Iñigo Pérez de lateral izquierdo para suplir al sancionado Clerc y cumplir con creces. David García se va asentando en el centro de la defensa junto a Unai. Oier y Fran Mérida llevaron la manija del partido. Roberto Torres pese a jugar en banda demostró que está en tal estado de forma que brilla allá donde le pongan. Y Rubén García volvió para ofrecer su mejor versión y reencontrarse con el gol. Todo en una orquesta que funciona al unísono y en el que sería injusto destacar porque todos estuvieron a un gran nivel. Por poner un pero la tarde reñida con el gol del pichichi Juan Villar que no tuvo su día aunque nos tiene tan mal acostumbrado que seríamos injustos con él. Osasuna bordó el fútbol en la segunda parte pero su falta de acierto para sentenciar el partido hizo que el encuentro tuviera más emoción por el resultado de lo que se reflejaba sobre el césped. Triangulaciones imposibles, ruletas, taconazos, pases al hueco para dejar solo al compañero pero nada sin gol. Ni Juan Villar tras asistencia sensacional de Rubén García, Ni Roberto Torres tras una combinación increíble entre Villar y Rubén, ni otra vez Torres tras un gran pase de Oier pero la generosidad del de Arre no llegó por poco a Barja ni Nacho Vidal a pase de Brandon con una parada en el mano a mano de Cifuentes. Un sin fin de oportunidades que no consiguió materializar y que dejó el partido en el 2-1 con el que se llegó al descanso.

Sexta victoria consecutiva de Osasuna en el Sadar, tercera seguida en liga, 5 partidos sin perder y demostración ante el Cádiz para arrebatarle su plaza del playoff, encaramarse por primera en toda la liga a puestos de promoción y acercarse a 3 puntos del ascenso directo. Encima el resto de rivales directos de los rojillos se empeñó en no ganar ninguno con lo que la jornada no pudo ser mejor para los intereses rojillos. Ahora que siga la racha, el próximo sábado visitando Las Palmas ante una de las mejores plantillas de la categoría pero que atraviesa su peor momento de la temporada. Otra prueba de fuego para los rojillos.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?