Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

La directiva de la Arandina arrebata la soberanía al socio

En una Asamblea donde contrasta la prepotencia de un sector de la directiva con la humildad de buscar soluciones por parte de la masa social, se aprueba, gracias al voto delegado de los dirigentes, unos Estatutos con muchas lagunas. Se anuncia un superávit de casi 5.000 euros de la pasada temporada que choca con los más de 45.000 euros anunciados por Campillo

Los directivos de la Arandina durante la asamblea celebrada en el Centro Cultural Caja de Burgos. /

La Arandina cuenta, desde este jueves 10 de enero, con un nuevo orden institucional. La realidad es que es así desde el 'golpe de estado' que se dio en el mes de junio. Esta es la realidad que se extrae tras la asamblea de socios celebrada este jueves donde se ha impuesto la soberbia de la cúpula de la actual directiva frente a la humildad de su masa social.

Una reunión que sirvió para escenificar que los actuales directivos han llevado a una 'guerra civil' al club para abrir brechas que tardarán en cicatrizar. Ese es su legado. Ahora, cumplió el club su objetivo de aprobar los nuevos Estatutos, gracias al voto delegado presentado por la directiva en un claro ejercicio de asumir que, con el voto presencial, tenía perdida la batalla.

También se dio el visto bueno a las cuentas del pasado ejercicio 2017-2018 con discrepancias. Almendáriz anunció unos 5.000 euros de superávit dejando 45.000 euros de ingresos pendientes correspondientes a esa temporada pero imputados a la actual. Maquillaje económico pero un engaño que destapó y demostró Campillo cuya gestión económica al frente de la Arandina ha dejado en caja una cifra muy alta que ha permitido a los actuales directivos partir con un dinero que ellos han sido incapaces de generar. Además, se aprobó un presupuesto de 626.000 euros para la presente temporada una vez alcanzado el ecuador de la misma. Punto... ¿y final? Quizás para algunos. Otros, al cierre del encuentro murmuraban pedir el acta para revisarla puesto que salían estupefactos tras la votación de los nuevos Estatutos.

NUEVO ESTATUTO

Aspecto que presentaba la sala principal del Centro Cultural Caja de Burgos. / Cadena SER

El nuevo articulado que quedó aprobado por 84 votos a favor -60 de los cuales fueron presentados por la directiva como voto delegado-, 42 en contra, y 20 abstenciones. La soberbia tumbó a la humildad. Los estatutos implementan el poder del presidente en detrimento del asambleísmo y el socio.

EJERCICIO 2017 2018

Tras cumplir con éxito el primer punto de la hoja de ruta, los actuales responsables del club fueron a por el siguiente, la aprobación de las cuentas correspondientes a la temporada pasada. Visto bueno con 111 votos a favor -de nuevo con los votos delegados-, 6 en contra y 21 abstenciones. Unas cuentas que presentaron un superávit de 4.465,62 euros tras unos ingresos de 602.419, 50 euros por los 597.953,88 euros, en concepto de gastos. Cifra maquillada. Una gestión ascendería a un positivo de más de 45.000 euros, como ya avanzara el exdirectivo cesado, Jesús de Andrés Campillo en una rueda de prensa durante el pasado verano tras su cese. Falta de trasparencia. Economía buena para el club.

PRESUPUESTO 2018 2019

El tercer punto en el orden del día, tras dos triunfos morales para la directiva, era aprobar el presupuesto para la presente temporada. Punto fundamental para poder contar con las subvenciones de las instituciones públicas -al menos con los estatutos anteriores-. La asamblea dio por bueno un presupuesto de 626.460 euros, que significa un incremento de más de 24.040,50 euros respecto al anterior. 119 votos a favor -con el voto delegado de la directiva, nuevamente-, ninguno en contra y 20 abstenciones.

Al cierre se pudo escuchar en palabras de un socio -abonado en el nuevo orden del club- eso de... "tenemos lo que nos merecemos".

En el capítulo de ruegos y preguntas, algunos socios se mostraron perplejos porque ahora, para ser socio del club, ya no basta con pagar la cuota que solo te otorga el derecho a ver los partidos, no a tener ni voz ni voto.

Campillo exigió a Javier Almendáriz que sus calumnias y mentiras en el acta de cese de los tres directivos en el mes de junio debe ser revisado, a lo que el secretario se negó. Esto propició una respuesta más contudente del ya exdirectivo que, con documentos en la mano, amenaza con demostrar que el secretario actual esconde muchas cosas que él va a acreditar.

Finalmente, otro exdirectivo, Sergio González, cumplió su propósito de que no se pudieran presentar los justificantes de pago de cuatro temporadas de una supuesta e hipotética deuda de la empresa Bodegas García con la Arandina. Javier Almendáriz asintió que no se dispone de esos justificantes de pago correspondientes a varias temporadas pasadas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?