Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 24 de Agosto de 2019

Otras localidades

Una vecina de Cartagena permanece en coma desde 2010 por un error de los anestesistas

Una sentencia responsabiliza ahora de lo ocurrido a los dos anestesistas que la atendieron en el Hospital de Molina de Segura. Tendrán que indemnizarla con más de un millón y medio de euros

1,6 millones de euros de indemnización tendrán que pagar la aseguradora del Hospital de Molina de Segura a una vecina de Cartagena por una negligencia médica.

Así lo recoge una sentencia que responsabiliza de lo ocurrido a dos anestesistas que la atendieron en el Hospital de Molina de Segura, y que tendrán que indemnizarla con más de un millón seiscientos mil euros. Una sentencia que ha sido recurrida por la compañía aseguradora del Hospital, según María Antonia Moral, presidenta de la Asociación de Víctimas de Negligencias Médicas y Sanitarias.

Margarita Espallardo, es una cartagenera de 52 años, casada, madre de dos hijos que trabajaba como limpiadora y permanece desde hace casi una década en estado vegetativo por los daños cerebrales sufridos en una intervención quirúrgica.

El origen de las lesiones fueron las complicaciones surgidas al ser intubada, que la dejaron sin casi oxígeno durante más de 15 minutos cuando fue operada de tiroides en el Hospital de Molina de Segura, un centro mixto de titularidad pública y gestión privada, tras ser derivada del Hospital del Rosell de Cartagena para acortar las listas de espera.

José Andrés Torres, cuñado de la paciente, se puso en contacto con Radio Cartagena hace 8 años, para denunciar "el calvario que estaban sufriendo" al no querer hacerse cargo nadie de la situación en la que quedó Margarita Espallardo y por lo que los llevó a dirigirse a la citada Asociación de Víctimas de Negligencias Médicas y Sanitarias que es la que les está llevando el caso.

José Andrés Torres, nos contaba la situación actual de su cuñada que está ingresada en el Perpetuo Socorro, “amarrada a la cama en estado vegetativo, con frecuentes convulsiones y la comida se le administra por una sonda gástrica”.

María Antonia Moral, presidenta de la Asociación AVINESA, culpa a la compañía aseguradora de ir recurriendo sin importarle las necesidades de la familia de la enferma que precisa de cuidados muy específicos.

Según destaca el diario El País, una sentencia responsabiliza a los dos anestesistas por no tener en cuenta un informe médico previo en el que se ponía de manifiesto que la paciente tuvo complicaciones en una operación anterior al ser intubada.

María Antonia Moral culpa a los peritos de la compañía, que, "aun siendo médicos, actúan a favor de las aseguradoras que los contrata".

Los familiares en estos momentos son conscientes de que el proceso se alargará unos cuatro años más, por lo que no tienen muy claro si cuando termine este proceso judicial inicien otro por lo penal contra los dos anestesistas.

 

 

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?