Últimas noticias Hemeroteca

"Es el único edificio útil para las personas mayores"

  • La directora del IASS, Juana María Reyes, no cree importante saber quién es el propietario del inmueble
  • Podemos confirma que en tres años de búsqueda nunca tuvieron conocimiento de posibles alternativas

El Cabildo de Tenerife ha vuelto a defender la compra de un inmueble, propiedad de Antonio Plasencia, por valor de 29 millones de euros con el objetivo de trasladar parte del centro Febles Campos. La decisión fue tomada el pasado 28 de diciembre por el Consejo Rector del Instituto de Antención Social y Sociosanitaria (IASS) y la operación correrá a cago del Cabildo tinerfeño y el Gobierno regional.

Según la directora del IASS, Juana María Reyes, "es el único edificio" que se ha logrado encontrar durante los últimos tres años de búsqueda, cuyo propietario está dispuesto a vender y que "será útil para mejorar las condiciones de vida de las personas mayores". Y añade que conocer quién es el propietario del inmueble no es importante, sino su utilidad "y por eso continuaremos hacia adelante".

Sin embargo, desde el Grupo Socialista en el Cabildo, socios de gobierno de Coalición Canaria y cuyo voto en el Consejo Rector del IASS el 28 de diciembre fue favorable, han decidido "no apoyar" ahora la compra del edificio, tal y como ha confirmado en la SER el vicesecretario insular del PSOE, Aarón Afonso.

Considera que la situación judicial del empresario Antonio Plasencia, obliga a su partido a dar marcha atrás, además de que el inmueble "está destinado al uso de oficinas". Afonso cree además que ha habido una "deslealtad" por parte de Coalición Canaria ya que "no se trasladó toda la información" con el fin de conocer a fondo el expediente.

Una polémica denunciada en su momento por Podemos en el Cabildo tinerfeño y que, tal y como explica la consejera insular de la formación morada, Mila Hormiga, durante el tiempo que se ha buscado un centro para albergar parte del Febles Campos "nunca se nos presentó alternativa" al edificio de Plasencia. 

Hormiga reconoce que, el día de la aprobación de la operación en el Consejo Rector del pasado 28 de diciembre, "hubo cosas que no cuadraban" como recogía el expediente que se les presentó. Es el caso de que la empresa propietaria "se enteró de que el IASS buscaba un edificio y le hizo una oferta" o el que "uso final fuera a ser sociosanitario cuando actualmente tiene una calificación para albergar oficinas". 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?