Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 23 de Octubre de 2019

Otras localidades

Los últimos de Arjé: la empresa despide a sus últimos trabajadores y renuncia a su contrato con el Ayuntamiento de Madrid

La empresa, que ha ido renunciando a contratos con una decena de ayuntamientos de la región, ha cedido las actividades a otras empresas. El Consistorio de la capital admite que los despidos está afectando al servicio adjudicado y no aclara su continuidad

De setecientos trabajadores a ninguno en solo seis meses. Arjé Formación, empresa que ha gestionado servicios educativos y de cultura en una decena de ayuntamientos de la región en el último año, ha suspendido toda su actividad y ha renunciado a todos los contratos firmados con los consistorios. La empresa, que en los últimos meses había cobrado más de dos millones y medio de euros a través de contratos con consistorios de toda la Comunidad y 46 millones en los últimos cinco años, anunció en junio un problema de liquidez transitoria. A partir de ese momento, comenzó a despedir trabajadores y a renunciar a las licitaciones. La continuidad de muchos de los servicios quedó suspendida y cuarenta trabajadores se quedaron en la calle.

Los problema comenzaron ya a comienzos de 2018. En enero hubo un retraso en el pago de las nóminas, y ante las quejas de los trabajadores de ARJÉ contestó que problemas en el sistema informático con el que trabajaba Recursos Humanos habían dificultado el pago. Desde entonces se abonaban, pero con retrasos. Pero en junio el retraso de casi dos meses en el pago hizo que la empresa asumiera públicamente que atravesaba dificultades económicas por un problema de liquidez transitoria por el impago de un Ayuntamiento. Eso trasladaron al Comité de Empresa.

La empresa apostó como medida de urgencia ceder algunas de sus actividades por incapacidad para asumir el pago de todas las nóminas. Lo hacía sin previo aviso: comunicaba a los consistorios la renuncia del contrato y horas más tarde enviaba un correo a los trabajadores comunicando su despido, dejando en el aire la continuidad de los servicios y pasando la pelota a los Ayuntamientos.

Pero la situación se agravó: en septiembre los trabajadores de los campamentos de verano aún no habían recibido las nóminas de julio y agosto, y a medidados de noviembre no se había abonado aún la nómina de octubre de toda la plantilla.

A partir de entonces la empresa comenzó a renunciar a los contratos dejando en el aire, entre noviembre y diciembre, servicios como clases de danza, de inglés, atención a mayores o actividades extraescolares se quedaron sin plantilla en toda la Comunidad. Arjé comenzó a ceder las actividades a otras empresas, siempre con la autorización del Consistorio, que tenía que aprobar que la segunda empresa cumplía las condiciones del contrato. Así se consiguió evitar la suspensión de los servicios prestados y que los trabajadores de la actividad no se quedaran en la calle, porque eran asumidos por la segunda empresa. Aunque cuarenta no han recuperado su trabajo.

Esto ocurrió en municipios como el de Getafe, Valdemoro, Pinto, Coslada, Colmenar Viejo, El Escorial, Las Rozas, Majadahona, Pozuelo Alarcon, y también en el Ayuntamiento de Madrid. Aunque en   XXXha sido el propio Consistorio el que ha asumido la responsabilidad subsidiaria de los trabajadores hasta que se licite de nuevo el servicio.

 

La actividad Madrid un libro abierto, en el aire

Arjé renunció el martes a su último contrato con el Ayuntamiento de Madrid para ejecutar el programa de actividades “Madrid Un Libro Abierto” en 700 colegios. Esto ha supuesto el despido de 35 trabajadores contratados para llevar a cabo este programa de ocio cultural en centros educativos. CCOO denuncia que los despidos se han producido "de forma ilegal, porque la empresa no ha seguido el procedimiento establecido ante un caso de despido colectivo", por lo que el sindicato lo ha demandado ante los tribunales, según indica en un comunicado.

La plantilla se ha enterado "a través de un correo electrónico de la resolución del contrato entre la empresa y el Ayuntamiento", que tuvo lugar el 16 de enero, y los trabajadores "no tienen siquiera a su disposición los documentos para acudir al INEM", agrega Comisiones Obreras. "Ahora la incertidumbre es total, porque no se sabe qué va a ocurrir con los salarios atrasados. La empresa insta al Consistorio a utilizar las garantías del contrato para saldar la deuda con los trabajadores y trabajadoras, pero la Administración no se ha pronunciado al respecto", continúa el comunicado.

El Ayuntamientor explica que no no tiene responsabilidad solidiaria por el pago de las nóminas y que se ha iniciado un expediente para estudiar en qué situación queda ahora el servicio y qué posibilidades tienen. En cualquier caso aclaran que la actividad "Madrid un libro Abierto"  tiene 94 actividades, y ARJÉ gestionaba catorce de ellas. Admiten que el despido está afectando al 20% del total de las actividades, de las que se benefician más de 260.000 alumnos en la ciudad.

Los trabajadores piden al Ayuntamiento de Madrid responsabilidades. María Rodríguez, ex miembro del Comité de Empresa, considera que "ahora el Ayuntamiento tiene que decidir si llama a la siguiente empresa que quedó en el concurso o si abre un nuevo concurso público. En cualquier caso no existen garantías de que el servicio se pueda reanudar en lo que queda de curso escolar", algo que no aclara el Ayuntamiento.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?