Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 19 de Abril de 2021

Otras localidades

Accesibilidad

El arte y el diseño sí entienden de barreras en Valencia

Alumnas y profesoras con movilidad reducida que comparten aula en la sede de Viveros de la EASD denuncian la falta de accesibilidad del edificio que les perjudica académicamente y les condiciona en su carrera profesional

El arte y el diseño sí entienden de barreras en Valencia

Getty Images

Alumnado y profesorado con movilidad reducida de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Valencia denuncian la inaccesibilidad de la sede de Viveros, cuando desde 2017 la ley obliga a que todos los edificios estén adaptados.

Explican que se trata de una construcción antigua, de los años 70, en la que como mínimo hay diez escalones para acceder a cada aula, no hay rampas para sillas de ruedas ni baños adaptados. En su momento se planteó el traslado del aulario de Viveros al edificio de la plaza de Viriato que ahora ocupa la Dirección Adjunta de Música y Cultura Popular Valenciana del Institut Valencià de Cultura, enfrente de la sede de la escuela en Velluters.

Años de protestas y de promesas falsas, explica Esperanza Pascual, que están provocando que alumnas como ella, que utiliza un vehículo adaptado para desplazarse, tengan que renunciar a la matrícula. Pensaban que este segundo cuatrimestre ya iniciado, las clases empezarían en el nuevo centro, pero no ha sido así.

En la misma situación se encuentra Natalia Guillem. Ella encontró en la Escuela de Diseño una oportunidad para reinsertarse en el mercado laboral en un grado de Joyería, pero la falta de accesibilidad le está produciendo dolencias por el traslado de las herramientas o el desplazamiento entre clases. Estas dolencias derivan en bajas médicas que le pueden hacer perder la beca y la posibilidad de obtener la misma ayuda el año siguiente.

Y del otro lado, el del profesorado, Carmen Sevilla explica que para facilitar las cosas algunos profesores hacen adaptaciones curriculares pero que esta no es una solución efectiva porque los estudios son muy prácticos y requieren de la presencia en los talleres. En su caso, la falta de accesos adaptados está afectando a su carrera profesional. Por ejemplo, ha tenido que cambiar la especialidad en la que impartía su docencia.

La Consellería de Educación admite las carencias del aulario pero asegura que trabaja en paliarlas. El director general del Institut Superior d'Ensenyances Artístiques, Manel García, explica en la SER que los trámites están en marcha, entre varias consellerias, para llevar a cabo dos actuaciones en paralelo: se están licitando obras menores para instalar dos rampas elevadoras y adaptar los baños de la sede de Viveros, y al mismo tiempo se trabaja en el traslado progresivo de los talleres a la plaza de Viriato, al ritmo que marca la burocracia.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?