Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

'Desde que puedo recordar...', una experiencia de superación tras un accidente de tráfico

Charla-coloquio, con la autora del libro, sobre el factor humano en la Seguridad Vial, principal responsable de los accidentes de tráfico

Momento de la intervenión de la autora del libro, Antonia Ortiz Clavijo /

Organizada por Saudar Autoescuela, con la colaboración del Ayuntamiento de Jódar y Radio Jódar SER, en la Sala de Conferencias de la Casa de la Juventud.

La primera intervención corría a cargo de Juan López, director de Saudar Autoescuela, que exponía que el factor humano es el que más incide en los accidentes de tráfico, "En un accidente de tráfico intervienen tres factores, como son el factor vía, el factor vehículo, pero el más importante de todos es el factor humano. Las personas somos las que tenemos la responsabilidad, ante todo, de lo que pueda ocurrir. El vehículo puede tener algunas deficiencias, pero el conductor tiene que saber actuar en todo momento. La vía puede tener, también, algunas deficiencias, tener baches, etc., pero si el conductor va a una velocidad adecuada, puede hacer que no se produzca un incidente, un siniestro. Como dicen los estudios, el factor humano es el que interviene en mayor medida en un accidente…”.

López apoyaba sus argumentos, con la proyección de unos vídeos en los se llegaba a cifrar entre el 86 y 90% la responsabilidad del factor humano en los accidentes de tráfico, dejando en residual los otros factores.

Especialmente elocuente se expresaba Antonia Ortiz Clavijo en la presentación del libro ‘Desde que puedo recordar…’, de la que es autora y protagonista, “Hace 16 años tuve un grave accidente de tráfico… Perdí todo, el conocimiento… Me tiré dos meses en coma, dos meses en los que no respondían por mi vida… Por un politraumatismo encefálico severo, triple factura de fémur, la espalda quemada, me rompí la clavícula… Un trapo… Lo más grave, para mí, fue despertarme, un día, en el hospital, y no recordar nada, ni siquiera quién era yo, solamente veía unas piernas, un cuerpo que dependía de unas máquinas, y de gente que me decía que era mi familia, mis padres, pero no conocía a nadie… Absolutamente desconocidos para mí… Es lo que cuento en el libro, como rehíce mi vida… Porque yo no he vuelto a recobrar la memoria… Como supe, con el cariño que me trataba la gente, y que yo sentía por ellos, por ejemplo, con mis padres, ellos me hablaban y me decían cosas, y yo notaba que me emocionaba, y que tenía un sentimiento hacia ellos… Con eso sabía que algo mío eran… Cuando paso el tiempo, me dije yo tengo que hacer de mi vida algo, tengo que tener por quién levantarme cada día… Pensé voy a tratar de quedarme embarazada, aun siendo dependiente, los médicos me dijeron que sería totalmente imposible… Al final sí que lo intente, y aquí esta…”.

En cualquier caso, la autora transmitía un mensaje en positivo, para superar todas las adversidades y dificultades que nos podemos encontrar en el día a día, “…El mensaje del libro es que nunca es tarde para volver a empezar de cero, en mi caso con 23 años… Y ahora (con la publicación del libro) empezar otra vez… Esto es lo que más feliz me hace, colaborar con asociaciones, y que me llamen las víctimas y que me digan, Toni gracias a tu libro estoy consiguiendo salir de un pozo. Colaboro también con asociaciones de drogodependencia, con mujeres maltratadas, que son anuladas, de lo que ellas son, y también se sienten aliviadas con lo que yo cuento en el libro… Que no es solamente la pérdida de memoria, si no la pérdida de identidad…”.

Se mostraba especialmente contundente al lanzar un mensaje, a los conductores, para prevenir y evitar los accidentes de tráfico, “Tenemos que ser conscientes de que llevamos un arma de matar en las manos, no solo de matarnos a nosotros mismos, también a los demás… Hay que ser conscientes de eso, de que tenemos la vida, en juego, no solo la nuestra, sino la de personas que no tienen nada que ver… La velocidad, tenemos que ser conscientes de lo que influye, imaginaros que lleváis a vuestros hijos, y que tú te quedes y se maten ellos, eso es la muerte en vida. Yo pienso que la educación vial debería de existir desde primero de preescolar, tendría que ser algo obligatorio, para el que ya está en el colegio que sepa cómo actuar, son los futuros conductores, deberían tener una base desde el colegio”.

El libro

‘Desde que puedo recordar…’ en el que se cuenta la historia real de un accidente de tráfico sufrido por su autora, Antonia Ortiz Clavijo (1977).

Basado en hechos reales, Antonia Ortiz cuenta en este libro “la experiencia de un accidente de tráfico en el que pierdo la memoria y tengo que renacer de nuevo por mí misma, reinventarme otra vez, conocer a mi familia de nuevo y conocerme a mí misma”. Por eso, Toñi para los amigos, en este relato “quiero reflejar cuanto te puede cambiar la vida en un segundo”.

La autora

Antonia Ortiz Clavijo nació en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) el 18 de septiembre de 1977, aunque siempre ha vivido en Navas de San Juan (Jaén).

Volvió a nacer de nuevo en Toledo, tras sufrir un grave accidente de tráfico el 29 de marzo del 2002. Como consecuencia de ello perdió la memoria y tuvo que empezar de cero, sin nada que evocar de su vida anterior y con muchas limitaciones físicas y psíquicas. De esta historia se desprende una voluntad sobrehumana de vivir para superar el dolor. Para ella ha sido un logro escribir este libro, construido palabra a palabra con recuerdos ajenos consiguiendo una historia estremecedora, intensa como un bello poema.

Este libro describe unas vivencias para aquellos que, atrapados en una realidad, reconocen su derecho a reinventarse, descubren que se puede elegir y dibujar una vida propia.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?