Últimas noticias Hemeroteca

Esta tuithistoria es de esas que dices "no puede ser"...

...pero es un sí como una casa

Tuithistoria tecnológica

Un amigo en una tienda de electrónica me cuenta mi siguiente tuithistoria. Es de esas que dices "no puede ser" pero es un sí como una casa. Le ha pasado a él y no una sino varias veces.

Él es vendedor- dependiente y está cara al público. La tienda es gigante y de afluencia masiva. "No todos vienen a comprar. Toquetean, miran y algunos compran", me dice.

Justo después de navidad se planta ante él un padre de familia armado con sus dos hijos pequeños y -presumiblemente- su esposa. Los hijos no se llaman Benito y Adolfo -como en "La vida es bella"- pero casi.

Trae una bolsa, los tickets y la caja del producto comprado medio abierta. Oliendo todavía a regalo de Papá Noel o Melchor.

"Esto no va", dice. Está molesto, se considera timado, el mundo a su alrededor está gris, su regalo navideño es un fraude a todas luces. Qué vergüenza, quina vergonya, What a shame.

Mi amigo el dependiente aguanta el palo mayor de la nave que se hunde. Una de las mayores empresas de cacharritos electrónicos del mundo naufragando por culpa de una familia de Murcia. "Esto no va", insiste y su voz suena atronadora.

Algunos clientes levantan la cabeza como topillos de la pradera ante el peligro. Algo que no funciona siempre genera mucha desconfianza. El daño a la marca ya está hecho.

"A ver, explíqueme. Qué es lo que le ocurre", le dice el dependiente con mucha paciencia.

El padre de familia enfurecido DENUNCIA (sí, con letras mayúsculas) que su altavoz inteligente recien llegado de Laponia o de Oriente -quién sabe- no le responde. "¿Cómo que no le responde?".

El atribulado señor da en voz alta una lista de tareas que el altavoz inteligente no puede hacer en su casa: -NO enciende la cafetera -NO sube la persiana. -NO descuelga el teléfono.

La respuesta del dependiente es desde la máxima calma. No es la primera vez -me dice- que afronta esta situación: "Disculpe pero... ¿Qué tipo de persiana tiene usted, por ejemplo?" La respuesta es magnífica: "Una de esas de plastico blanco".

Ni domótica ni nada instalado. Vamos, que el enfurecido pater quería que el altavoz inteligente subiera la persiana "como en el anuncio" pero por ciencia infusa. Queridos viajeros del tiempo: bienvenidos al siglo TREINTAYUNO

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?