Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 23 de Febrero de 2020

Otras localidades

Séptima derrota seguida del UCAM Murcia en la Liga y pañuelos al banquillo

Con el 52-70 el público seguía animando, pero al final (67-77) los aficionados, puestos en pié, sacaron sus pañuelos blancos

La séptima derrota consecutiva del UCAM Murcia CB en la Liga Endesa le puede costarle el puesto de entrenador a Javier Juárez. No solo por la derrota, sino por la forma en la que se produjo y las decisiones que tomó, seguramente porque había perdido el timón de la nave. Su equipo perdió por diez puntos (67-77), pero solo por dejadez de un rival que en la recta final del partido dominaba por 18. Llegó un momento que comenzó a castigar a sus hombres con el banquillo a la más mínima. No lo había hecho antes. Aplausos para Ibon Navarro en su entrada a la pista y pañuelos blancos para Javier Juárez cuando abandonó la pista. El que fuera técnico del UCAM Murcia CB la temporada pasada ha dejado un buen recuerdo por los resultados que logró al frente del equipo, medalla de bronce en la Champions incluida. Su llegada al Palacio de los Deportes contrastaba con la situación que vivía Javier Juárez, consciente de que una derrota dolorosa, como lo fue ante el MoraBanc, podría suponer su salida del club.

El UCAM Murcia CB llegó a disponer de una ventaja de cinco puntos con el 9-4, pero era algo ficticio y producto únicamente del acierto en los triples (3/5). El resto de las facetas del juego, sobre todo el rebote, fueron dominadas por el MoraBanc desde el primer instante. Su juego interior y dos jugadas de dos más uno de Diagne, con mucha más envergadura que su defensor, hizo que el marcador se fuera al 9-14, lo que obligó a Juárez a pedir un tiempo muerto. El problema local fue el de siempre, el ataque. Los murcianos estuvieron cinco minutos sin anotar, algo que no supo aprovechar su oponente para irse en el marcador. Mitrovic, tras un rebote ofensivo rompió la mala racha local. Con Tumba, discutido en los últimos partidos, en la pista el partido se igualó un poco más en la pintura. El belga estaba motivado y se sentía fuerte. Su equipo lo necesita y mucho ante la carencia de centímetros. Los andorranos acabaron por delante en el primer cuarto (17-20).

La mayor velocidad a la hora de mover el balón y la fuerza de Tumba permitió a los locales posiciones más cómodas para atacar la canasta del rival. El UCAM Murcia CB se puso 22-20 arriba e Ibon Navarro tuvo que parar el partido cuando a 5:33 para el descanso el conjunto murciano ganaba por 26-22 a falta de un tiro libre para Soko que logró anotar (27-22). Entre Shurna y Vitali, desde el exterior, le dieron nuevamente la ventaja a los visitantes (27-30). El equipo de Juárez volvió a tener otra laguna ofensiva, algo que se ha convertido en habitual durante los partidos y en más ocasiones de las que a los aficionados locales les gustaría. Después de tres minutos sin hacer un punto, el entrenador local pidió un tiempo muerto. No logró mucho, solo una canasta de Booker antes del descanso. Dos puntos del UCAM Murcia en los últimos 5:33 antes del descanso. Muy mal y otra ocasión perdida del MoraBanc que tampoco pudo irse en el marcador... gracias a la defensa de los locales, que fue lo que les mantuvo vivos de cara a la segunda mitad (29-32). El equipo de Ibon Navarro mandaba gracias a sus 14 rebotes ofensivos, un auténtico disparate, y a las 9 pérdidas locales.

Tras el descanso, el MoraBanc se puso por delante gracias a que Walker pudo con la defensa de Rojas y a que los jugadores del UCAM Murcia se despistaron atrás y concedieron canastas muy fáciles (34-41). Fue Booker quien con cinco puntos seguidos mantuvo a su equipo cerca en el marcador (39-43). Pero el base estadounidense se agotó, tomó una mala decisión y su técnico lo sentó para poner sobre la pista a Urtasun. Juárez pidió un tiempo a 3:38, con el 41-48, ante las grandes dificultades de su equipo para mover el balón en ataque. Y cuando el UCAM Murcia tiene problemas en ataque y no defiende como si fuese el último partido de Liga, la respuesta es... 47-59. El MoraBanc le hizo 27 puntos a los murcianos, con canastas bastante fáciles. Además, Juárez había tomado la decisión de sentar al jugador que hacía una acción que a él no le gustaba.

Sin ideas a la hora de rotar el balón en ataque, que fue lo que condenó a los locales en muchas fases del partido, el MoraBanc se fue en el marcador por 17 puntos (49-66). El partido estaba imposible, no por la diferencia, sino porque nadie en el banquillo tenía respuesta alguna para cambiar el signo. Los andorranos anotaron con suma facilidad, Stevic nunca encontró tantas facilidades, y el único recurso local era pasarle el balón a Rudez para que lanzase de tres puntos. Los visitantes se fueron 52-70 a 6:08, el público seguía entrenado a su equipo, y con el 57-70 Ibon Navarro pidió un tiempo porque no quería sorpresas. Se acercaron los murcianos 59-70, pero la derrota estaba servida. Con el 59-74, a 1:27 para el final, se vieron los primeros pañuelos blancos de la temporada hacia el banquillo local y algunos aficionados comenzaron a marcharse del Palacio (67-77).

Noticias relacionadas

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?