Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 15 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Atrangantarse, una quemadura, una raspa en la garganta, ¿cómo actuar?

Consejos fáciles y caseros para una primera intervención

Alberto López, médico de familia, aconseja sobre cómo actuar en casos como atragantamientos o quemaduras no graves. /

¿Quién no se ha quemado cocinando, se ha atragantado o al comer pescado se le ha quedado una raspa en la garganta? Muchos hemos pasado por estas situaciones y no hemos sabido cómo actuar. Ir a Urgencias es una alternativa si el caso se complica, pero de lo contrario, según indica Alberto López, médico de familia, hay que saber qué hacer en cada caso.

Si tomamos un líquido o alimento sólido muy caliente puede ocurrir que al tragarlo se produzcan pequeñas quemaduras en la faringe. En este caso, nada más ingerirlo y notar que nos hemos quemado es aconsejable beber “abundante agua fría”. Puede ser que no vaya a más o que la temperatura de lo ingerido fuera tan alta que nos haya provocado pequeñas quemaduras en la faringe o en el esófago, en cuyo caso, hay que acudir al médico “que probablemente nos recetará paracetamol y algún antiinflamatorio”.

Pero la quemadura puede ser exterior, en la piel, con aceite, por contacto con el horno caliente… Son accidentes caseros muy habituales, recuerdo López, quien aconseja poner la parte quemada inmediatamente bajo el agua fría.“Aquí hay una amplia mitología de remedios, entre ellos el de la pasta dentífrica, pero es tan sencillo como aplicar a la zona mucha agua fría”. En todo caso, después se puede dar un poco de aceite y limón sobre la piel o alguna crema que hidrate la zona. Todo eso si no se trata de una quemadura grave, en cuyo caso deberíamos acudir inmediatamente a Urgencias.

En ocasiones al comer pescado puede ocurrir que una raspa se nos clave en alguna parte de la garganta. El consejo más habitual es comer miga de pan o algún alimento sólido, que no sea blando, para arrastrarla. Si esta alternativa no funciona, entonces si se debe ir a Urgencias para que de forma manual o con un aparataje adecuado nos la extraigan.“Si no se quita puede perforar la mucosa y producir alteraciones de consideración”, aunque esto no es muy habitual.

Alberto López también hace referencia a otro tipo de accidentes caseros que a veces han llegado a costar la vida quien los ha sufrido. Es el caso de los atragantamientos. En estas situaciones intentar toser puede ser eficaz para permitir entrar al aire y hacer que pase el alimento que se ha podido quedar atascado. “Lo primero es acercarte a la persona, decirle que se tranquilice porque tú sabes cómo actuar en estos casos e invitarla a que tosa varias veces”. Si así no se arregla, antes de ir a una situación más peligrosa, se le debe practicar la maniobra de Heimlich. “Se le abraza por detrás y se sitúa el puño cerrado a la altura de la boca del estomago y se presiona para que entre el aire.”

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?