Últimas noticias Hemeroteca

Arconatura: "La situación en el albergue es urgente"

Valentina Garrido, vicepresidenta, repasa el día a día de los voluntarios que cuidan animales abandonados en un recinto que tendrán que desalojar en breve

Valentina Garrido, vicepresidenta de Arconatura, junto a dos mascotas /

Arconatura es un colectivo con más de 20 años de trayectoria. Su principal labor es la de ayudar a los animales, con especialidad en perros abandonados a los que les brindan protección y un futuro bajo el sistema de adopción. En todo este tiempo, el grupo humano de voluntarios que han pasado por el albergue donde operan es inmenso, incluso hoy día continuan con su trabajo a pesar de las difíciles condiciones en las que actúan. Y es que el viejo albergue que utilizaban debe ser desalojado en no mucho tiempo, mientras que aún no han encontrado una solución en firme para trasladarse al nuevo recinto que empezó a construir y que se ha encontrado con múltiples problemas, especialmente burocráticos. Valentina Garrido, vicepresidenta de Arconatura, ha atendido la llamada de Radio Linares dentro de este espacio llamado Ser Voluntarios.

¿Cómo nace Arconatura y qué resumen puede hacer hasta el día de hoy sobre su actividad?

Empezamos varias personas que teníamos inquietudes en torno a los animales. Poco a poco adquirimos un terreno para construir algunas casetas donde albergar a los perros y ahí estamos, en la actualidad, con nuestros voluntarios y a la espera de que la gente los adopte. También necesitamos ayuda para limpiar el albergue y demás tareas. Ya son más de 20 años los que llevamos trabajando por ellos.

Ser voluntario de Arconatura no debe ser sencillo porque los animales necesitan muchos cuidados y muchos llegan enfermos, incluso con peleas entre ellos.

Los animales suelen ser cariñosos con las personas, pero es verdad que todo el mundo no vale para cuidarles. Hay gente que se agobia porque el volumen de perros es grande y no todos valen para dedicarse a ello. Entran muchos voluntarios pero también se van, creyendo que es idílico y bonito. Aquí hay que estar en contacto con los animales y no todo el mundo tiene ese espíritu. Muchos llegan enfermos y hay que estar con ellos en todo momento.

¿Cómo se reparten las tareas?

Aproximadamente, ahora mismo somos unos 20 voluntarios, siendo los más mayores quienes más disponibilidad tienen, aunque los jóvenes acuden a colaborar sobre todo los fines de semana. Se necesita más gente porque tenemos 150 perros y, al estar divididos en dos espacios, se hace necesaria la entrada de más gente. Queremos trasladarnos al nuevo albergue y por eso hacemos un llamamiento para ver si podemos obtener más ayudas para construir los chelines de los animales.

¿Qué más podéis hacer para conseguir el objetivo del nuevo albergue?

La situación es ya urgente. Primero porque necesitamos más voluntarios dada la gran cantidad de perros que tenemos. Los propietarios del viejo terreno ya nos han dicho que tenemos que salir de allí con destino al nuevo albergue y el problema es que no tenemos dinero para su construcción. Invitaría a que el pueblo de Linares nos eche una mano porque no podemos avanzar demasiado. Comprendo la situación de la ciudad, pero es que estamos saturados porque ayudamos a recoger perros incluso de otras poblaciones. Si tuvieramos unas instalaciones en condiciones podríamos ayudar a más animales pero de esta forma no podemos. La adopción sería una gran ayuda para que no tengamos saturada la instalación.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?