Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 24 de Agosto de 2019

Otras localidades

Rozó la final con los dedos, pero se complicó

El Betis desperdició la ventaja que consiguió con el gol de Loren y el tanto olímpico de Joaquín. Gameiro, clave en la segunda mitad, empató en la prolongación.

()

Los prolegómenos lo anunciaban: era un día grande, la mitad de un objetivo claro con dos aspirantes rebosantes de ilusión. El espectacular recibimiento de la afición en las inmediaciones del Benito Villamarín y los 57000 aficionados que firmaron la asistencia récord del estadio lo confirmaron.

Ante tal escenario, los primeros minutos fueron de mucho respeto, pero el Valencia sería el primero en romper el hielo en la veintena de partido. Antes de que llegasen las ocasiones, Bartra tuvo que abandonar el campo por una dolencia muscular en favor de Javi García. En el 27’ Joel apareció con una parada de reflejos al remate de Rodrigo a bocajarro. Quizá el primer palo no fue la mejor elección del hispano-brasileño, que recibió el balón de Soler, pero no quita mérito a la mano de Joel. En el córner resultante la suerte se alió del lado bético y Santi Mina remató al larguero.

La posesión era absoluta del Betis, pero el miedo lo habían metido los de Marcelino. Quisieron cambiar esto los locales y lo consiguieron gracias a una de las duplas mágicas del equipo. Canales habilita en muy buena posición a Guardado, que la cruza rozando literalmente el palo.

Cuando todo pintaba a que se iba a llegar al descanso con resultado gafas y con el Valencia con una mayor sensación de peligro, el Betis golpeó por primera vez a balón parado, seguramente en pos de una jugada ensayada. Joaquín saca el córner en corto para Canales, que la pone al segundo, donde la vuelve a meter a la olla Sidnei para que aparezca solo Loren y la emboque a placer. Primer gol de una eliminatoria extremadamente igualada con un claro componente psicológico por el minuto del mismo -44’-.

La segunda parte empezó como terminó la primera en todos los sentidos. Primero, con el Valencia haciendo daño, además de la misma manera que en la primera parte. Centro envenenado de Carlos Soler que está a punto de meterse en propia Javi García. Y segundo, con el Betis marcando. Y además de la misma manera, a balón parado. Solo que en esta ocasión con un añadido claro de calidad. Joaquín Sánchez hizo la maravilla de la noche en el 53’ con un centro fuerte lleno de efecto que se convertiría en gol olímpico para las delicias de un Benito Villamarín rendido.

El 2-0 a través del balón parado se antojaba demasiado duro para un Valencia que dio una buena imagen en Sevilla. Pero Marcelino quiso mejorarla con un doble cambio tras el gol. Kondgobia y Gameiro al campo; Coquelin y Mina al banco. Y le salió a la perfección, ya que sería uno de los revulsivos, Gameiro uno de los protagonistas en el 69’. Balón al hueco de Cheryschev para Gameiro, que la pone con la izquierda con precisión para Cheryschev, que aparece como la moto que es al primer palo para rematar de cabeza al fondo de la red.

Debutó Jesé Rodríguez, en un Betis que intentó matar el partido haciendo lo que mejor sabe: tratar bien la pelota, pero Gameiro se había propuesto salir de Sevilla a hombros y lo consiguió. Se convirtió en asistente de lujo de Cheryschev en un contraataque al borde del final del partido, pero el ruso remató al larguero, que tan aliado estuvo este jueves con el equipo que le posee.

Sin embargo, en el 91' ni el larguero ni Joel pudieron hacer nada para evitar el empate del Valencia. Jugada de calidad de un futbolista que la rebosa, buen centro del propio Rodrigo y llegada triunfante al punto de penalti de Gameiro para definir con un toque sutil.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?