Últimas noticias Hemeroteca

Modelos turísticos

Atentos al aviso del turoperador británico Thomas Cook. Afirma que hay una fuerte demanda para pasar las vacaciones en Turquía, Egipto y Túnez porque los clientes buscan alternativas, dicen, a los altos precios hoteleros de Canarias. No hay que leer entre líneas para darse cuenta del aviso a navegantes de la empresa turística. Utilizando la estrategia del miedo y la amenaza evidente, uno de los principales turoperadores de Reino Unido le viene a decir al sector hotelero de las Islas que o baja los precios o se van a otro lado.

¿Cuánto hay de estrategia empresarial y cuánto de verdad? Al margen de la respuesta a esta pregunta, una cosa está clara, Canarias no puede entrar en una guerra de precios para ofrecer unas vacaciones más baratas; no puede por la consolidación de un destino que debería huir del fast-food turístico, y no puede por el bienestar de un sector que, aunque paga lo que paga, mantiene sueldos muy por encima de los destinos que Thomas Cook considera ahora atractivos.

No sé si ando muy desencaminado al preguntar si el motor económico canario debería sustentarse en un perfil de turista al que le da igual pasar unos días a la vera de una piscina en un hotel turco, tunecino, canario o en la Conchinchina. ¿Es ese el turista que nos interesa? Yo creo que no. A la larga es una mala inversión, pero también hay que tener en cuenta que nuestros últimos años de bonanza se han sustentado en los turistas que llegaron rebotados de otros destinos que atravesaban problemas internos.

Hace años se popularizó una expresión que definía una manera de comprar productos de países del tercer mundo o en vías de desarrollo: comercio justo. Seguro que lo conocen. Se paga un poco más, pero también se aporta lo necesario y razonable a los productores. No estaría de más imponer esa filosofía al sector turístico: turismo justo o responsable. Solo hay que pararse a pensar cómo se sostienen las ofertas de algunos paquetes turísticos en esos destinos que sí hacen caso a Thomas Cook bajando los precios y quizás ya no son tan atractivos.
La patronal hotelera de las Islas no debería picar el anzuelo del turoperador británico. No podemos convertirnos en una marca blanca turística ni transformarnos en un destino intercambiable.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?