Últimas noticias Hemeroteca

Un discurso más convincente y contundente del Villa de Aranda (28-21)

El BlasGon y Bodegas Ceres gana crédito en la lucha por la permanencia con un triunfo claro ante un Bordils que perdió su primer partido del año

Julen Elustondo en una acción de ataque /

El BlasGon y Bodegas Ceres sobrevivió a la ausencia de Nico López. La baja de su central titular, el elemento más desequilibrante en ataque, se acusó por momentos y tuvo una adecuada respuesta durante muchos minutos.

Fue un Villa de Aranda intermitente pero con más luces que sombras. Ha sabido entender que debe crecer desde la defensa y esta solidez también le ha permitido mejorar en ataque. Ante Bordils arrancó muy fuerte pero tuvo varios apagones. Siempre en ataque y quizá fruto de la llegada de tres nuevos jugadores necesitan aún cierta madurez para precisar algunos detalles.

Los tres primeros goles llegaron desde el extremo, lateral y pivote. Esa versatilidad ya es una muestra de que algo ha cambiado también en la dirección de banquillo donde Juan Moreno ha entendido que su libro de estilo necesitaba alguna revisión. Las modificaciones empiezan a traducirse en resultados. Ayer, durante muchas fases, en un juego excelente que puso en pie a los aficionados que vuelven a sentirse identificados con lo que ven.

El 14-8 con que se cerró el primer partido no debe menospreciar ni el buen partido del Villa de Aranda ni la calidad del rival que se presentó en el pabellón Príncipe de Asturias con un recorrido casi perfecto en este 2019. Ninguna derrota. Empezó a trazar su primer tropiezo en Aranda ante un rival que supo interpretar mejor su propuesta de juego.

El crecimiento coral del BlasGon y Bodegas Ceres no tuvo freno en la segunda parte. El trabajo colectivo superó al individual en todas las facetas. Mantuvo un alto nivel defensivo y la circulación en ataque estuvo acompañada de la paciencia necesaria para abrir espacios en la defensa de un Bordils que nunca le perdió la cara al encuentro.

El partido nunca estuvo ganado pero lo pareció. La máxima diferencia alcanzada fue de seis goles (16-10), pero la constancia de Bordils y las fases de apagón del Villa de Aranda que fueron pocas, siempre garantizaron un partido abierto. Pudo parecer un encuentro cómodo porque el marcador establecía distancia de entre cuatro y cinco goles, pero no lo fue. La diferencia presionaba al conjunto catalán, más impreciso, e impulsaba a un BlasGon y Bodegas Ceres que, llegado al último cuarto de encuentro, sí cogió un impulso definitivo para escribir un triunfo merecido y contundente (20-13).

Hasta el final, en cada acción, el equipo de Juan Moreno demostró ser muy consciente de lo mucho que había en juego. Se disputa su futuro en la categoría. No se incurrió en la complacencia de dejarse llevar por un resultado amplio y el triunfo final fue el resultado de muchas cosas hechas bien (28-21).

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?