Últimas noticias Hemeroteca

Tres puntos de oro

El Real Oviedo duerme en puestos de play off tras ganar 1-2 al Elche en un partido lleno de polémica.

Los jugadores del Oviedo celebran el gol de la victoria. /

Ya sea por separado o dentro de un mismo contexto, las palabras “árbitro” y “penalti” últimamente no eran síntoma de buenos recuerdos para los oviedistas. Pero como en esto del fútbol la moneda no siempre cae del mismo lado, esta vez todos los factores acompañaron a los azules. Tanto las decisiones tomadas por el colegiado como el lanzamiento desde los once metros -tan gafado en la presente y anterior temporada-, fueron determinantes en el resultado final.

Con un fuera de juego no señalado de Joselu y un penalti evidente transformado por Toché sobre la bocina, el Oviedo se llevó unos tres puntos que le hacen terminar el día en puestos de play off. Para que los carbayones puedan mantener esa sexta plaza al finalizar la jornada, el Cádiz tendría que ganar al Alcorcón y el Mallorca perder o empatar frente al Albacete.

Escucha la rueda de prensa completa de Anquela

La vuelta de Berjón al once marcó la alineación de Anquela. El técnico jienense se decantó por la titularidad del ovetense ante la baja por sanción de Bárcenas. La primera parte estuvo muy igualada y los acercamientos de uno y otro equipo no eran claros. Ambos conjuntos plantearon un encuentro parecido: la contra era un arma utilizada en los dos bandos. Locales y visitantes no tuvieron claridad en los metros finales, ya sea para encontrar un último pase o para disparar con acierto. Las acciones ofensivas destacadas del Oviedo surgieron de dos lanzamientos aislados de Berjón y Joselu, que no pusieron en apuros a Edgar Badía. Por su parte, el Elche tuvo la oportunidad más clara de la primera mitad tras un saque en largo de su guardameta para Josan, que llegó hasta el área defendida por Champagne, pero su tiro cruzado se marchó desviado. Javi Hernández, que trató de evitar el disparo, se hizo daño en su tobillo derecho y tuvo que ser sustituido al descanso.

En su lugar entró Javi Muñoz, y Anquela pasó de jugar con un 5-2-3 a un 4-3-3 con Christian Fernández en el lateral izquierdo y un centro del campo formado por Folch, Tejera y Javi Muñoz. El Oviedo ganó un jugador más en la medular y eso se notó. Tenía más tranquilidad con el balón y las segundas jugadas empezaron a caer del lado azul. En ese momento entró en juego Saúl Berjón, que no había tenido demasiado protagonismo anteriormente, y de sus botas salieron las acciones más peligorsas de los carbayones. Entre ellas el gol. Que llegó después de una ocasión muy clara en la que Joselu, que estaba en fuera de juego, se plantó solo ante Edgar Badía y su disparo mordido salió lejos de la portería.

Pero la segunda el onubense no falló. Volvió a funcionar la asociación del extremo con el delantero, esta vez con mejor resultado. Joselu se aprovechó nuevamente de una posición adelantada que no vio el línea tras un pase al espacio de Berjón y resolvió por el palo corto con su pierna izquierda, y con toda la sangre fría que no había tenido en la anterior jugada.

Escucha el enfado de Pacheta ante los medios

El Elche no se vino abajo y, tras un tramo en el que el Oviedo controló el partido -antes y después del gol-, los ilicitanos remontaron el vuelo y consiguieron empatar el encuentro. Fue tras una pérdida de los ovetenses en propio campo que permitió a los franjiverdes lanzar una contra rápida. En tres toques el balón le llegó a Nino y su lanzamiento cambió de dirección después de que tocase en Carlos Hernández, circunstancia que engañó por completo a Champagne y el esférico acabo entrando por encima del portero argentino. El cuadro de Pacheta ganó confianza con ese tanto, que a su vez dejó un poco tocados a los hombres de Anquela. Tras unos minutos de dominio local, los últimos diez fueron de color azul. La entrada de Toché e Ibrahima al campo le dio al equipo más presencia en las zonas de remate y, aunque lo intentaron con centros laterales, no lograban materializar ningún remate.

Y cuando parecía que todo iba a terminar con tablas en el marcador, en el minuto 92 los carbayones tuvieron una última acción para poder llevarse la victoria. Córner que bota Sergio Tejera, Ibrahima cabecea al larguero y el rechace le cae a Ramón Folch que, en la disputa de la pelota dentro del área junto a Planas, reclama una mano clamorosa del extremo que el colegiado no dudó en señalar. Se cumplía el tiempo reglamentario y el Oviedo podía llevarse un triunfo sobre la bocina. La tensión se apoderaba del Martínz Valero. Pero la duda estaba en saber quién iba a ser el encargado de lanzar esa pena máxima después de haber fallado los dos penatis tirados esta temporada, uno Joselu y otro Alanís. Toché asumió esa responsabilidad y acertó. Disparo imparable, cruzado y cercano a la escuadra que provocó la euforia del murciano y de todos sus compañeros, incluidos los integrantes del banquillo, que saltaron al césped para celebrarlo todos juntos. Segundo gol de la temporada para el delantero, que ejerció de capitán cuando más se le necesitaba.

Sin tiempo para más, el Elche sacó de centro y el arbitró señaló el final del choque. Victoria de suma importancia para el Oviedo que le mantiene como el mejor equipo de este 2019, junto a Osasuna, tras sumar 15 puntos de 18 posibles. Ahora los azules, a la espera de saber cómo termina la jornada, ocupan la sexta posición. El próximo compromiso liguero será en el Carlos Tartiere contra un rival directo como el Alcorcón (sábado, 20:00 horas).

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?