Últimas noticias Hemeroteca

El cuarteto aviva la llama del humor con la nueva era del coro

'Brigada Amarilla' y el coro de los Estudiantes destacan en la noche del regreso de la comparsa de Barbate

Función con un público frío que solo se avivó, curiosamente, con la participación del cuarteto del Morera ‘Brigada Amarilla (Agüita con nohotros)’. Y es que el primer premio del año pasado de la modalidad de los dos palos –la que era de los dos palos- puso sobre la escena un parque de bomberos, un bar y un barrio, donde van ocurriendo las peripecias de varios personajes.

Como suele ser habitual en este cuarteto, el primer pase lo utilizan paran presentar a los personajes, a saber: dos bomberos, el Alegría y el Desagradable; el dueño de un bar, el Pringue y un vecino al que se le quema la casa.

Durante todo el repertorio las carcajadas se van sucediendo, es especial con la forma de interpretar de los dos bomberos. Se prevé que ‘la malaje’ de Morera en su el papel que interpreta va a dar mucho juego en el futuro. Buenos golpes y buen final del tema libre, a pesar de tener que acabar antes para no ser penalizados por el tiempo.

Una nueva era para los coros

Maduro. Espectacular. Fresco. No, no encontrarán el término “clásico” entre las descripciones del coro de los Estudiantes, pero la pregunta es si hace falta o no. ‘La nueva era’ representa el movimiento hippie de Estados Unidos, con la música y el amor como protagonistas, recreando el musical Hair.

Mantienen el ritmo de años anteriores, ofreciendo un coro con una respuesta brutal sobre el público, la mayor hasta la fecha. Empieza con energía con la música de Aquarius, para posteriormente terminar con un “ama y sé libre”.

Tango interpretado con fuerza y jugando con los pianitos. Afinación máxima. Primera letra a los dos Cádiz y segunda a los másteres de la Universidad Rey Juan Carlos. Buenos cuplés a la Biblia y a Arturo Fernández. Estribillo top. Siguen el ritmo en el popurrí y enganchan al público. Coro que apunta bastante alto.

Fantasmas por aquí, fantasmas por allá

La chirigota de Pepe Fierro y con la música del Noly coge colorcito. Unos fantasmas del Carnaval que están por el teatro y que los despierta las agrupaciones, pero cuando está cogiendo el sueño suena desde el gallinero un “Zeus tu hermana te quiere” y se tienen que levantar. En la presentación juegan con el teatro y aparecen fantasmas por gallinero, butacas y los palcos. Efectos para despertar el interés del público al menos.

Un grupo que se divide entre gente joven y más experimentada, pero que mantiene el clasicismo en todo el repertorio. Música de pasodoble del Noly, hermosa, aunque por momentos recuerde a pedazos de otros de sus pasodobles. Se perdona, se lo tiene ganado. Cuplés normales, mejor el primero sobre las papas de Sanlúcar. En el popurrí ya decaen un poco, con bastinazos variados, pero mejorado con la cuarteta del final.

Curas del pueblo y para el pueblo

La comparsa de Barbate regresaba a las tablas tras casi diez años de ausencia. Una agrupación que representa la figura de un sacerdote de un barrio del extrarradio, más acorde con su gente que con su jerarquía eclesiástica. Un cura obrero. Presentación cantada y con buenas voces. Primer pasodoble a los cadistas de la provincia y la ceremonia que hacen cada domingo hasta llegar a su templo del Carranza. Segundo a los bienes de la iglesia, que se apropia a pesar de ser patrimonio de la humanidad (véase la Mezquita de Córdoba). La interpretación es exquisita.

Cuplés con música simpática, al regreso de la comparsa, con Arturo Guzmán vendiendo papeletas. El segundo a los ‘Daddy Cadi’ y su cuarteta del popurrí refiriéndose a Barbate. Estribillo entonando el mea culpa. Popurrí desarrollando la idea del tipo, donde resalta el paralelismo en una de las cuartetas con varias imágenes cristíferas de la ciudad. Buena comparsa que no pierde el sello, a pesar de los años.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?