Últimas noticias Hemeroteca

Empate en el césped, victoria en las gradas

Real Sociedad y Athletic empatan (2-2) en un atractivo derbi vasco de la Liga Iberdrola disputado en Anoeta con 21.234 espectadores en las gradas

Las jugadoras de la Real agradecen a la afición su apoyo en el derbi vasco acercándose a la grada Aitor Zabaleta /

Un año después, el derbi vasco entre la Real Sociedad y el Athletic volvió a congregar más de 21.000 espectadores en las gradas de Anoeta. Fue de nuevo el triunfo del fútbol femenino, que va creciendo poco a poco, sin prisa pero sin pausa, reclamando el sitio que merecen las chicas, que no es otro que el mismo que el de los chicos. Porque si también son jugadoras de Primera, merecen jugar en campos de Primera. En el campo el espectáculo fue mayúsculo, y en las gradas fue tremendo. Derbi vasco por todo lo alto que terminó con empate, 2-2. Marcaron primero Lucia García y Erika Vázquez para llegar 0-2 el Athletic al descanso, y en la segunda parte empataron Nerea Eizagirre y Carla Bautista. Reparto de puntos con diferente sabor deportivo, pero la misma sensación de victoria en las gradas. Fue otra demostración de fuerza del fútbol femenino, que responde con butacas llenas cada vez que le ponen un escenario acorde a su categoría.

El Derbi vasco se rompió casi desde la primera jugada, porque el Athletic marcó prácticamente en la primera ocasión que tuvo. Un remate de Lucia García tras un saque de esquina mal defendido por la defensa de la Real. Con esa ventaja, las rojiblancas pasaron a dominar el partido, mientras las realistas trataban de sacudirse la presión de tener que jugar en un escenario tan grande como Anoeta. Poco a poco, el partido fue cambiando de escenario, porque las jugadoras de Gonzalo Arconada fueron dominando el balón y el terreno de juego, para empezar a tener las mejores ocasiones del partido y hace merecimientos suficientes como para al menos empatar el derbi.

Nahikari García, Kiana Palacios, Nerea Eizagirre... fueron coleccionando ocasiones, especialmente por las buenas internadas por banda derecha de Marta Cardona, pero el gol realista de forma injusta no llegaba, mientras las rojiblancas eran capaces de capear el temporal y defender ordenadas para intentar salir a la contra. Eso sí, cada vez que el Athletic salía rápido al contragolpe creaba peligro, y en una de esas jugadas, Lucia sirvió muy bien a Erika dentro del área, que cruzó perfectamente ante la salida de Mariasun Quiñones. El Athletic ponía tierra de por medio en el Derbi vasco justo antes de llegar al descanso.

Pero nada más salir de vestuarios, la Real quiso hacer efectivo su dominio, ponerle los goles que merecía al marcador. Y Nerea Eizagirre lo hizo en la primera jugada de la segunda parte con un golazo espectacular desde la banda izquierda que daba esperanza a una Real que en ningún momento se descompuso y creyó que podía conseguir el empate. Y llegó, a falta de 13 minutos, gracias a un remate de cabeza de Carla Bautista. U gol que hacia justicia a lo visto durante los noventa minutos, un empate que culminaba un espectáculo futbolístico de mucha altura, porque el derbi vasco tuvo de todo y fue muy atractivo. Un partidazo que encima congregó a 21.234 espectadores en las gradas del nuevo Anoeta, demsotrando que el fútbol femenino quiere y merece escenarios de lo que es, fútbol de Primera. Fue un derbo con empate sobre el césped y victoria en las gradas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?